Como ya hemos comentado otras veces en el Blog, la CNMC ha publicado recientemente un estudio (aquí la nota de prensa) sobre la publicidad online en España. A lo largo de estas últimas semanas, hemos tenido la ocasión de analizar algunas de sus características más destacadas: el papel de la publicidad online en la actualidad, cómo se regulapor qué es tan disruptiva, cuánto está creciendo, cómo funciona la intermediación, y los riesgos que puede suponer para la competencia.

Hoy termina la serie de posts que hemos dedicado a este sector con algunas recomendaciones de la CNMC.

Aplicación de la política de competencia

Por un lado, la CNMC recomienda seguir aplicando con firmeza la normativa de defensa de la competencia en sectores digitales como la publicidad online, con todas sus herramientas disponibles (como la sanción de conductas anticompetitivas, las medidas cautelares o el control de fusiones y adquisiciones). La CNMC ya había abordado en anteriores ocasiones el papel de la política de competencia en mercados digitales, en un debate que está siendo particularmente vivo en los últimos años.

El papel de la regulación

La normativa de competencia puede ser complementada con otros instrumentos; en concreto, los regulatorios. En este sentido, el proyecto de Ley de Mercados Digitales (DMA, Digital Markets Act) propuesto por la Comisión Europea puede mejorar la competencia en la publicidad online para el conjunto de la Unión Europea; al introducir medidas orientadas a mejorar la transparencia o a limitar el control sobre los datos (como te explicábamos en otra entrada). La CNMC ya se ha pronunciado sobre el papel que puede tener la regulación de mercados digitales.

Por otra parte, la CNMC considera imprescindible -en un contexto como el digital, en el que coexisten normas e intereses relacionados con ámbitos como la protección del consumidor, la privacidad y la competencia- valorar en detalle la interacción entre los mismos a la hora de analizar y tomar decisiones por parte de las autoridades.

Cooperación institucional

Por último, consideramos importante la cooperación de las instituciones a nivel nacional e internacional (las de competencia entre sí y también con las autoridades de otros ámbitos como las de protección de datos y los reguladores sectoriales). También hay que reforzar las capacidades y medios de las autoridades de competencia y regulación, dotándolas de recursos suficientes y de autonomía y flexibilidad para responder con agilidad y hacer frente a los retos dinámicos y cambiantes del entorno digital.

Recuerda que, si quieres saber más sobre las recomendaciones de la CNMC, puedes consultar nuestro estudio (en concreto, la sección 7).

Comparte esta noticia en tus redes
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •