• La impugnación de normas como instrumento para eliminar barreras a la economía colaborativa y a las nuevas plataformas de servicios por internet

     • febrero 11, 2016 • Competencia • 7 Comentarios

    38 Flares 38 Flares ×

    De economía colaborativa hemos hablado en el blog en bastantes ocasiones; de hecho, la CNMC está a punto de presentar las conclusiones de su estudio tras muchos meses de trabajo y una consulta pública por medio.

    Internet lo cambió todo...; foto en Flickr.

    Internet lo cambió todo…; foto en Flickr.

    Hoy os queremos hablar de un mecanismo de la CNMC, la legitimación activa, que permite la impugnación de normas como instrumento para eliminar barreras a la competencia que afectan a la entrada y a la capacidad de competir de modelos de negocio asociados a la economía colaborativa. Se ha aplicado recientemente en algunas actuaciones relacionadas con el transporte (taxis Málaga y Córdoba, aquí y Real Decreto de Transporte Terrestre aquí) o el alojamiento turístico (como el Decreto de la Comunidad de Madrid que regula los apartamentos y viviendas de uso turístico), que han tenido bastante repercusión.

    La CNMC es una de las primeras Autoridades de competencia y regulación en el mundo que dispone de este instrumento reconocido en el marco legal. El Plan Estratégico de la CNMC establece como Acción Estratégica 10 la potenciación de la legitimación activa de la CNMC.

    Vamos por partes.

    La CNMC y la economía colaborativa

    El propósito último del estudio que la CNMC está a punto de presentar es realizar un análisis del fenómeno de la economía colaborativa y proponer una serie de recomendaciones para que se produzca una revisión del marco regulatorio de acuerdo con los principios de regulación económica eficiente, de forma que se eliminen las barreras de entrada al mercado, se impulse la competencia y se obtenga el máximo provecho de las posibles ventajas para los consumidores, precios más eficientes, mayor variedad y el fomento a la innovación, entre otros.

    Las fronteras que delimitan la economía colaborativa son aún difusas y no existe una definición comúnmente acordada; pero, en general, la economía colaborativa, en su forma de consumo colaborativo, implica el empleo, entre particulares, e incluso entre empresas, de bienes y servicios que permanecían ociosos o infrautilizados, apoyados por las nuevas tecnologías y, específicamente, por internet. Este intercambio no implica necesariamente que exista una actividad remunerada. Puede existir un regalo, un trueque e incluso un intercambio monetario, que compense el empleo del bien o servicio a su titular.

    La legitimación activa y la CNMC

    La CNMC dispone de la legitimación activa para impugnar ante los tribunales actos de las Administraciones Públicas y disposiciones generales de rango inferior a la ley que sean contrarios a los principios de regulación económica eficiente o impliquen obstáculos a la competencia.

    Esta capacidad viene reconocida en el artículo 5.4 de la Ley 3/2013, de 4 de junio, de creación de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia y en el artículo 27 de la Ley 20/2013, de 9 de diciembre, de garantía de la unidad de mercado (LGUM). A pesar de que estos dos artículos reconocen la legitimación activa de la CNMC, existen similitudes y diferencias entre ambos en cuanto a sus características, ámbito, efectos y utilización por parte de la CNMC.

    En el marco del artículo 5.4 de la Ley 3/2013, la CNMC sólo puede actuar de oficio, normalmente para impugnar normas – a pesar de que también podría actuar en relación con actos de las Administraciones Públicas –, y la competencia dentro de la CNMC para ejercer la función reconocida en este artículo corresponde a la Sala de Competencia. El artículo 5.4 se utiliza como último recurso ante situaciones de especial gravedad para la competencia efectiva, y normalmente en sectores donde ya se ha recurrido a instrumentos de tipo no coactivo (como Estudios de Mercado o Informes de Propuestas Normativas) y existe una larga historia de promoción de la competencia. Mediante el artículo 5.4 de la Ley 3/2013, la CNMC puede solicitar la suspensión de la norma impugnada, si bien la suspensión no resulta automática. El Tribunal donde se interpone el recurso puede ser de distinta naturaleza y se determina según los casos: por ejemplo, en unos casos puede ser un Tribunal Superior de Justicia de una Comunidad Autónoma y en otros el Tribunal Supremo.

    En el marco del artículo 27 de la LGUM, la CNMC puede actuar de oficio pero también a solicitud de un operador económico, y el ámbito de actuación hasta el momento abarca tanto normas como actos de las Administraciones Públicas. La competencia dentro de la CNMC para ejercer la función reconocida en este artículo se ha determinado que corresponde al Pleno de la CNMC. Es un instrumento para promocionar la competencia en la economía española, si bien su utilización puede tener lugar en sectores donde la actividad de promoción no ha sido tan intensa. En parte, esto último se explica porque la CNMC estaría obligada a actuar si existe una solicitud de un operador económico y el acto o norma es contrario a los principios de regulación económica eficiente y favorecedora de la competencia establecidos en la LGUM. En el marco del artículo 27 de la LGUM, si la CNMC solicita la suspensión de la norma, la suspensión sí deviene automática. Por último, el Tribunal donde se interponen los recursos es la Audiencia Nacional.

    En el marco de sus actuaciones en legitimación activa, la CNMC incorpora en ocasiones Informes Económicos, cuyo objetivo es realizar un análisis económico y cuantitativo de las restricciones a la competencia objeto de impugnación y de sus efectos, incorporando en ocasiones una cuantificación del coste que las restricciones entrañan para los consumidores. Persiguen reforzar las actuaciones de legitimación activa de la CNMC y de este modo contribuir a la defensa y la promoción de la competencia efectiva y la regulación económica eficiente en la economía española. Puede accederse a los Informes Económicos aquí.

    Como comentábamos al principio, últimamente se ha aplicado en algunos sectores muy relacionados con la economía colaborativa y las nuevas plataformas de servicios por internet, como son los taxis en Málaga y Córdoba (en temas como la limitación del número máximo de licencias que pueden operar en la ciudad) o las viviendas de uso turístico en la Comunidad de Madrid (el Decreto estipula, por ejemplo, que las viviendas de uso turístico no podrán contratarse por un período inferior a cinco días). Las actuaciones en el marco del artículo 5.4 pueden encontrase aquí.

    En este esquema podéis ver las actuaciones que está llevando a cabo la CNMC en este terreno:

    Fuente: CNMC

    Fuente: CNMC

    Más información aquí:

    Web CNMC

    Los efectos de la economía colaborativa sobre la regulación

    La CNMC y la economía colaborativa

    La unidad de mercado y la CNMC

    7 Respuestas a La impugnación de normas como instrumento para eliminar barreras a la economía colaborativa y a las nuevas plataformas de servicios por internet

    1. Mari
      febrero 11, 2016 at 13:23

      ¿Que es eso de economía colaborativa? Que me puedo poner con una manta a vender mis productos en la puerta de una tienda, sin pagar impuestos, mientras el de la tienda si los paga.
      Si quieren quitar regulación quítenla, pero para todos.

      • febrero 11, 2016 at 15:44

        Habría que ver lo del tema de impuestos, pero estamos hablando de un tema de competencia, de equilibrar la balanza que ahora mismo está hacia un lado.

        No hace falta que defienda la labor de la CNMC, porque yo mismo no siempre estoy de acuerdo en todo lo que hacen. Pero como regulador es necesario crear un clima de competencia y no de privilegios o monopolios.

        El sector del taxi, entre otros han sido protegidos demasiado y en ciertas zonas están en situación de monopolio. No es de recibo generar barreras de entrada para proteger a un sector, perjudicando a los ciuadadanos. Por eso es lógico lo que pide la CNMC para como digo, equilibrar la balanza y aún así hay una cosa que no queda clara es como queda el tema de las licencias, algo que se debería regular y/o mejorar.

        Salu2

    2. Rafael
      febrero 13, 2016 at 10:31

      No comprendo como pueden defender que cualquiera pueda realizar una actividad por la que obtenga bebeficios sin ninguna preparación, cualificacion ni control. Esto lleva al caos a nuestro sistema actual de bienestar. Nadie pagará impuestos y cada uno actuará a su antojo. A no ser que esta vara de medir solo esteis dispuestos a aplicarla a unos determinados sectors en los cuales vosotros tengais un interés oculto.

    3. febrero 19, 2016 at 10:01

      Por si puede ayudar, rescato unos tweets de @Queland_es, retwitteados por @MarquinaQueland:

      “La digitalización permite transformar la sociedad, pero la gestión del proceso condicionará el resultado final.”

      “Transformar la sociedad es un reto de la política que las instituciones (CNMC,…) deben gestionar, pero no decidir.”

      “Pero… dónde está el liderazgo político necesario para orientar la transformación de nuestra sociedad?”

      Podríamos añadir:

      Ni siquiera es problema “solo” de la Secretaria de Estado de Telecomunicaciones y la Sociedad de la Información y su Agenda Digital para España.

      El proceso de digitalización está alterando el “statu quo” y condicionando todo nuestro futuro. La política con mayúsculas es la que debe asumir el reto de articular unas bases que permitan avanzar hacia una sociedad más eficiente, equilibrada y sostenible; respetando los considerados derechos históricos, pero sin convertirse en rehenes de los inmovilistas; y evitando caer en manos de algunos supuestos adalides de la modernidad que envueltos en banderas publicitariamente atractivas (economía colaborativa,…) responden solo a intereses oportunistas (ahorro fiscal incluido). Hemos llegado al punto en que ni el inmovilismo, ni el oportunismo son sostenibles.

      Seguro que tenemos los políticos que nos merecemos, pero… más allá de institucionalizarse como máquinas para ganar elecciones cada cuatro años y de intervenir (en exceso y con excesos, según podemos comprobar cada día al leer los periódicos) en las decisiones y gestiones del día a día, debiéramos exigirles una mirada más de largo plazo.

      No parece que sea suficiente el dejar el futuro en el limbo de la filosofía, en la que muchos ni siquiera confían (supongo que por considerarla presunta culpable de generar librepensadores, que ya se sabe siempre han estado mal vistos por el sistema, cualquiera que éste sea).

      Si nuestros políticos no son capaces de asumir este reto, lo siento, pero no nos valen.

      Sí, claro, luego serán las instituciones -como la Comisión Nacional del Mercado y la Competencia (CNMC), por ejemplo- las que deberán gestionar el proceso de transformación previamente decidido. Lo que no tiene ni pies ni cabeza es que sea al revés, como está sucediendo ahora: que por la dejación de responsabilidades por parte de unos, sea la CNMC -en este caso, y sin dudar de su buena voluntad- quien con sus decisiones del día a día, vayan marcando lo que tiene que ser nuestro futuro.

    4. Rogelio
      febrero 19, 2016 at 16:43

      Numeros se puede hacer con todo, depende del resultado que quieras obtener, luego la realidad es otra, no exiten informes mas deficiente que los creados por economistas que tienen que revisar sus propios datos de un dia para otro.

    5. Rogelio
      febrero 19, 2016 at 16:45

      Señores de la CNMC, lean este articulo y aprendan algo.

      https://emprendentaxi.wordpress.com/2015/06/05/esto-no-va-del-taxi/

    6. Pingback: Nuevos modelos de negocio. Eliminación de barreras de entrada. El fundamental papel de la CNMC | Derecho Mercantil. (DerMerUle).

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *