Aun así, casi la mitad de los españoles todavía carece de competencias digitales básicas y un 9% nunca ha utilizado Internet.

Estos datos son previos al COVID-19. La pandemia ha acelerado la transformación digital en España estos últimos meses.

No lo decimos nosotros, sino el Índice de la Economía y la Sociedad Digitales (DESI) que la Comisión Europea publicó hace pocas semanas. 

Como os comentamos, España ocupa el segundo puesto en la UE en materia de servicios públicos digitales, gracias al plan de digitalización de su administración central. Con 87,3 puntos, España supera la puntuación media europea (72 puntos) y se sitúa tan solo a dos puntos del país que tiene la mejor Administración Electrónica de la Unión Europea (Estonia).

Fuente: DESI 2020. Comisión Europea

Pero, claro, no todo son buenas noticias. La peor puntuación la hemos obtenido en la digitalización de las empresas, especialmente de las pymes, y en las capacidades digitales básicas.

El DESI es un índice que mide el nivel de competitividad de cada uno de los países de la Unión Europea en el ámbito digital, a través de cinco componentes: conectividad, capital humano, uso de Internet, digitalización de empresas y servicios públicos digitales. Este índice ofrece un seguimiento de los avances realizados por los estados miembros en materia de digitalización.

¿Qué puesto ocupamos en Europa?

En términos generales, España cae una posición en el ranking del DESI con respecto al año pasado y ocupa el 11º puesto de los 28 Estados miembros. España supera la media europea (52,6 puntos) y vuelve a situarse por delante de sus países vecinos y las grandes economías europeas, como Italia, Francia y Alemania. La puntuación global de España es de 57,5 puntos (el índice compuesto se puntúa de 0 a 100, siendo 100 el valor máximo posible).

Fuente: DESI 2020. Comisión Europea

Por delante de la media europea en conectividad

En conectividad, España mantiene su 5ª posición, con 60,8 puntos, muy por encima de la media europea (50,1 puntos). Esto es gracias, sobre todo, a la implantación de la banda ancha móvil, la cobertura 4G y el despliegue de redes de fibra óptica (FTTP).

Fuente: DESI 2020. Comisión Europea

Comercio electrónico y digitalización de las pymes

Por lo que respecta a la integración de las tecnologías digitales en las empresas, España ocupa el puesto número 13 entre los países de la UE. Su puntuación coincide con la media de la UE (alrededor del 41%).

El 43% de las empresas españolas cuenta con un sistema electrónico de intercambio de información; el 11% accede a análisis de macrodatos; el 16% utiliza la nube y casi un tercio tiene, al menos, dos cuentas en redes sociales para promocionar sus productos y servicios. El 19% de las pymes vende en línea, pero solo el 7% de todas las pymes realizan ventas transfronterizas a otros países de la UE.

Suspenso en habilidades digitales

España está por debajo de la media de la UE en los indicadores de capital humano. Aunque ha mejorado su puntuación, casi la mitad de la población española todavía carece de competencias digitales básicas y un 9% nunca ha utilizado Internet. Además, el número de especialistas en TIC sigue siendo ínfimo (3,9%), a pesar de ir aumentando poco a poco cada año.

Fuente: DESI 2020. Comisión Europea

La transformación digital por el COVID

Los datos del DESI son previos al COVID-19 y, por tanto, no reflejan la gran demanda que ha pesado sobre la infraestructura y los servicios digitales durante la pandemia, ni tampoco las medidas que han ido adoptando los Estados miembros.

En concreto, España ha intentado mantener la prestación de servicios de comunicaciones electrónicas con total normalidad, ayudar en la digitalización de las empresas (especialmente de las pymes), hacer frente a la desinformación en línea (hablamos de las fake news en tiempos de pandemia en el Blog de la CNMC) y ofrecer sistemas de información para coordinar a la población y al sistema sanitario.

Así, la pandemia del COVID-19 nos ha demostrado la importancia de los activos digitales en nuestra economía. Gracias a la digitalización, hemos podido seguir trabajando en remoto, hacer un seguimiento de la propagación del virus y acelerar la búsqueda de medicamentos y vacunas. La transformación digital también es y será básica para la recuperación económica, basada tanto en el despliegue de redes de 5G y de muy alta capacidad, como en la digitalización de las empresas y la administración.

Datos de años anteriores

¿Quieres saber cuál fue nuestra puntuación digital en años anteriores? Te lo contamos en el Blog de la CNMC:

  • 2019: ¿Ser o no ser digital? Esa ya no es la cuestión
  • 2018: Lo que no pudo ser en Eurovisión, España lo consiguió en economía digital
  • 2017: España, líder en Open Data
  • 2016: ¿Cómo está España en el terreno de la economía digital?
Comparte esta noticia en tus redes
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •