El año pasado fue un año récord para el Sistema de Garantías de Origen. Este mecanismo, gestionado por la CNMC, es el único que permite acreditar el origen renovable de la electricidad que venden las comercializadoras y su impacto ambiental.

En 2021, la CNMC también puso en marcha un nuevo sistema de etiquetado de la electricidad para que los consumidores entendamos rápida y visualmente el origen de esta.

Foto de Pixabay

En el siguiente cuadro podéis comprobar los datos más destacados del sistema de garantías de origen en 2021. Las estadísticas completas las tenéis disponibles en el siguiente enlace.

Para ponerlos en contexto y ver la evolución positiva durante el año, desgranamos a continuación algunas de estas cifras.

Cifra récord

En 2022 se expidieron en España 121,905 millones de Garantías de Origen. Esto es un 12% más que el año anterior y un récord en la serie histórica.

Garantías exportadas

En el caso de las exportaciones de garantías de origen desde España, alcanzaron su máximo histórico en 2021, con 33.334 GWh.

Los productores de energía solicitan a la CNMC las garantías y, una vez conseguidas, pueden transferirlas a una comercializadora nacional o exportarlas a una comercializadora europea.

234 comercializadoras participantes

En 2021 participaron en el Sistema de Garantías de Origen 234 comercializadoras, que acumularon el 87% de toda la energía vendida en España.

Además, es destacable que las redenciones (asignación de un determinado número de garantías de origen —cada una de las cuales equivale a 1 MWh— al punto o puntos de suministro de un consumidor, identificados mediante su código universal de punto de suministro o CUPS) crecieron de una forma muy destacada en 2021, marcando un récord histórico.

Nuevo etiquetado de la electricidad

Aprovechando que estamos hablando de “energía verde”, no podemos terminar sin mencionar de nuevo que, en 2021, la CNMC aprobó un nuevo formato para el etiquetado de la electricidad en la factura de los consumidores.

Este formato entró en vigor en 2022 y nos permite saber de una forma más sencilla como clientes qué fuentes de producción eléctrica emplea nuestra comercializadora, y compararlo con la media nacional. Las nuevas facturas también presentan datos sobre las emisiones de CO2 y los residuos radioactivos de la comercializadora.

Comparte esta noticia en tus redes