No sabemos si, en el caso de que finalmente llegue la fibra óptica al Parque Nacional de Yellowstone, su habitante más ilustre aprovechará la nueva red para enviar «selfies» mientras roba las meriendas de los visitantes.

Nuevos entretenimientos a la vista. Foto tomada de Flickr

Lo que sí que está claro es que las redes de fibra óptica han dejado de ser exclusiva de grandes centros de población, y se van consolidando como una opción para dotar de Internet a zonas aisladas (más allá de los tradicionales sistemas inalámbricos). Un buen ejemplo lo hemos encontrado precisamente en los dominios de Yogui, en el Parque Nacional de Yellowstone. Allí, hace apenas unos días han empezado a valorar si sería factible instalar fibra en algunas de sus áreas habitadas. El objetivo del proyecto es sustituir unas conexiones que no se han renovado desde los años 80 y que ya no sirven ni a los trabajadores ni a los visitantes.

Dificultades del proyecto

Tender fibra óptica sin instalaciones previas  siempre es complejo. El  problema añadido en Yellowstone es que tendrán que compaginar la acometida de la obra civil (cavar zanjas, tirar conductos subterráneos, meter los cables de fibra, instalar arquetas, etc.) con la máxima protección que tienen los ecosistemas del parque. En Yellowstone, además de Yogui, habitan una larga lista de especies autóctonas y se localizan tipos de geiseres únicos en el mundo.

Por ello,  hace unos días los responsables del parque lanzaron una consulta pública para valorar el impacto ambiental que tendría instalar fibra óptica a lo largo de 300 kilómetros de carreteras del parque. El resultado de esa consulta determinará si se opta por abandonar el proyecto o, por el contrario, se avanza para solicitar los «derechos de paso» en el suelo del parque.

Proyecto de trazado de la red de fibra óptica en Yellowstone. Fuente: «Fiber Optic Cable Installation EA
Yellowstone National Park».

Por cierto, el procedimiento de solicitar una «declaración ambiental» no es exclusivo de los proyectos de fibra óptica. Si recordáis, el año pasado, hicimos un repaso de la flora y fauna que puebla las plantas fotovoltaicas españolas, a propósito de las medidas  que imponen las declaraciones ambientales para autorizar las instalaciones de renovables.

Osos pardos, comida y otras instrucciones

Volviendo a las cuestiones técnicas y otros elementos que marcarán la posible construcción de la red de fibra de Yellowstone, vemos que en las más de 50 páginas del documento, se especifica que los operarios, antes de comenzar a trabajar en la zona, recibirán orientaciones sobre como comportarse en áreas donde haya osos, instrucciones para guardar su comida (Yogui lo lleva advirtiendo desde hace años) y otros consejos para gestionar los desechos que puedan atraer a los plantígrados.

Los consejos de Yogui en Yellowstone. Foto cortesía de Wikipedia.

Además, en las zonas donde haya nidos con polluelos no podrá molestárseles hasta que, literalmente, los hayan abandonado. Los nidos, además, solo se retirarán, si fuera absolutamente necesario, y en épocas en las que no aniden. Otras recomendaciones afectan también a las zonas de geiseres, de forma que  se evitará en lo posible excavar en ellas, etc.

Decisión a finales de verano

La decisión de si se continúa adelante con el proyecto o no estará lista a finales de verano (estaremos atentos). Con la llegada de la fibra se retirarían antenas y sistemas de radio instalados en los años 80 y se daría un impulso importante a la mejora en las redes de telecomunicaciones. Por ejemplo, en el 8% de la superficie del parque  que cuenta con cobertura móvil (no se contempla su aumento), se conseguiría un servicio más fiable que evitaría las tradicionales caídas de la red durante los días que registran picos de afluencia.

Comparte esta noticia en tus redes
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •