• ACTUALIZADO– Concurso en el blog: ¿Por qué una tasa a las bolsas de plástico en España es la alternativa propuesta por la CNMC?

     • abril 6, 2017 • CNMC, Competencia • 2 Comentarios

    1 Flares 1 Flares ×

    INFORMACIÓN IMPORTANTE- Atendiendo a las consultas realizadas por algunos usuarios, aclaramos que la extensión máxima del artículo será de 700 palabras y que deberá ser enviado a la dirección concursoblog@cnmc.es antes del 19 de abril de 2017. Asimismo, recordamos que se podrá argumentar con total libertad, defendiendo o criticando cualquier postura para implementar el objetivo establecido por la normativa Europea en su Directiva: la reducción de forma sostenida del consumo de bolsas de plástico ligeras.

    Quién resulte el “competitivo ganador”, verá su artículo publicado en nuestro blog :). Os contamos a continuación de qué va nuestra iniciativa:

    A cuestas con las bolsas de plástico. Foto tomada de Pixbay

    A cuestas con las bolsas de plástico. Foto tomada de Pixbay

    Recientemente, la CNMC publicó su  informe IPN/CNMC/002/17 en el que realizó una serie de recomendaciones al Proyecto de Real Decreto sobre reducción del consumo de bolsas de plástico. Para ello, se plantearon tres posibles opciones para conseguir el objetivo establecido por la normativa Europea en su Directiva (UE) 2015/720:

    – Prohibir su uso

    – Fijar un precio mínimo

    – O establecer una tasa por usarlas

    Esta última opción fue la que la CNMC consideró como la más adecuada (nuestras razones están aquí: IPN/CNMC/002/17 y las resumiremos en un futuro post)

    Ahora lo que os proponemos es participar en nuestro concurso con un artículo en el que tenéis que analizar la opción más adecuada. Cada una de estas opciones tiene que analizarse desde el punto de vista de la necesidad y proporcionalidad para determinar la opción “ganadora”.

    Los textos se pueden enviar hasta el día 10 de abril de 2017 a:

    concursoblog@cnmc.es

    En 2014, 62.560 toneladas de bolsas de plástico en España

    El plástico beneficia a la sociedad de muchas formas. Como indican Halden y North, la sociedad actual no sería posible sin sus infinitas aplicaciones. Sin embargo, la atención pública se ha centrado recientemente en los efectos que este material tiene sobre la salud humana y el medio ambiente.

    Uno de los usos habituales de los plásticos es la tradicional bolsa de la compra. En el año 2014 manejamos  en el mercado español unas 62.560 toneladas de bolsas de plástico ligeras. Para hacernos una idea, eso implica una masa similar anual al combustible que contenía el Prestige.

    Las bolsas de plástico tienen efectos negativos y positivos ―si nadie considerase que tienen efectos positivos ninguno de nosotros las pediría en la caja del supermercado―. Sin embargo, también es cierto que usamos y también desechamos más bolsas de plástico de las que sería deseable. Lo dicen la OMS y el WWF. Lo afirma la Plastic Pollution Coallition y también lo saben Leonardo Di Caprio y buena parte de sus 17,3 millones de seguidores en Twitter.

    ¿Por qué se considera que se consumen demasiadas bolsas de plástico?

    Pues porque se produce lo que en economía se conoce como una “externalidad negativa”. El medio ambiente y la salud humana, como elementos del interés general, resultan perjudicados como consecuencia de utilizar las bolsas de plástico más de lo considerado como “bueno”.

    Otra razón, más allá de las consideraciones anteriores, podría ser que su consumo afecta a la calidad de la oferta turística por su presencia en las playas, con el consiguiente riesgo a perder las máximas calificaciones de calidad.

    Estamos pues ante lo que se denomina un “ “fallo de mercado” que conduce a  un mayor consumo de bolsas de plástico del que sería óptimo socialmente.

    Una consecuencia de este “fallo de mercado” es que el precio que pagamos los usuarios.  En nuestra decisión en la caja del supermercado, no consideramos los perjuicios generales que ocasionamos. El consumo de una bolsa de plástico nos cuesta menos, individualmente, de lo que nos  costará socialmente una vez internalizados los costes globales de procesar los residuos de la misma.

    Las bolsas de plástico en Europa

    La economía es la utilización eficiente de los recursos escasos, uno de ellos, por ejemplo, es un medioambiente saludable. La economía no es sólo “dinero”. Pues bien, con estos fundamentos económicos, la Unión Europea decidió legislar el consumo y utilización de bolsas de plástico. En concreto, aprobó la Directiva (UE) 2015/720 para, que el sector público pudiera regular este mercado. Con el fin de proteger el medio ambiente y la salud humana, la UE ha establecido objetivos cuantitativos para reducir el consumo de las bolsas de plástico en Europa.

    El consumo de bolsas de plástico varía mucho en función de cada estado miembro. De media, en la UE-27 durante 2014 se registró un consumo per capita inferior a las 200 bolsas al año, con una pequeña presencia de bolsas reutilizables. En España, quedamos  por debajo de esa cifra media y consumimos algo más de 100 bolsas de plástico por persona.

    Consumo de bolsas de plástico en UE-27. Fuente: Comisión Europea.

    Consumo de bolsas de plástico en UE-27. Fuente: Comisión Europea.

    Los juristas saben que las directivas comunitarias no son de aplicación directa en los estados miembros, ya que primero deben transponerse a la legislación nacional. En ese proceso se encuentra  actualmente el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente como órgano proponente de un Proyecto de Real Decreto sobre reducción del consumo de bolsas de plástico España. .  En consonancia con las obligaciones comunitarias, el proyecto de regulación español establece como objetivo que, a 31 de diciembre de 2019, el consumo anual de bolsas de plástico ligeras no supere  las 90 unidades por persona. A  31 de diciembre de 2025, el consumo anual  no deberá superar las 40 unidades por persona.

    ¿Cómo conseguir disminuir el consumo de bolsas de plástico?

    La Directiva  da posibilidades a los estados miembros para que elijan el instrumento económico que les permita alcanzar esos objetivos. Sin embargo, introduce en su considerando (11) que puede ser un instrumento económico  y que, en caso de restricciones a la comercialización, éstas deben ser proporcionadas y no discriminatorias.

    Por ejemplo, la reducción del consumo de las bolsas de plástico no se debería basar exclusivamente en el voluntarismo de los operadores económicos. Aunque se da por supuesto que todos los esfuerzos voluntarios de los operadores económicos serán de gran utilidad para la concienciación social y la reducción exigida de este consumo.

    Una vez que concluya el concurso y se publique  la aportación ganadora, se resumirá el Informe de la CNMC en otro post.

    ¡Participa hasta el 19 de abril!

    Ya sabéis para participar en nuestro concurso debéis enviar un artículo analizando la opción que consideráis más adecuada para reducir el consumo de bolsas de plástico. Cada una de estas opciones tiene que analizarse desde el punto de vista de la necesidad y proporcionalidad para determinar la opción “ganadora”.

    Los textos se pueden enviar hasta el día 10 de abril de 2017 a:

    concursoblog@cnmc.es

    2 Respuestas a ACTUALIZADO– Concurso en el blog: ¿Por qué una tasa a las bolsas de plástico en España es la alternativa propuesta por la CNMC?

    1. Pingback: Los ganadores de nuestro concurso sobre cómo reducir el consumo de bolsas de plástico | CNMC blog

    2. Pingback: Cómo reducir el consumo de bolsas de plástico | CNMC blog

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *