Desde el blog hoy os queremos acercar la explicación de un concepto al que eluden algunos de nuestros informes: las mermas o pérdidas en el sistema eléctrico. Y es que no toda la energía eléctrica que se genera llega hasta el consumidor. ¿Por qué?:

Los caminos de la luz. Foto en Flickr.

Los caminos de la luz. Foto en Flickr.

Cuando transportamos electricidad se producen pérdidas que son más altas cuanto mayor es la distancia y cuanto menor es la tensión (que se mide en voltios) a la que la transportamos.

Por esta última razón el transporte se realiza a muy altas tensiones: 400.000 Voltios.

Fuente: CNMC

Fuente: CNMC

Para conseguir esas tensiones tenemos que transformar la tensión a la que la electricidad ha sido generada y cuando hemos llegado a los puntos de consumo volvemos a transformar la tensión hasta los niveles comerciales (entre 132.000 V y 12.500 V para las empresas, y 230 V paro los domésticos y PYMES).

También se pierde energía en esos procesos de transformación de la tensión.

Finalmente existen perdidas por los errores en las propias medidas.

Pero estas pérdidas nos las cobran, tanto a los consumidores a PVPC como a los consumidores en mercado libre.

A los consumidores a PVPC porque la regulación establece que al consumo medido por el contador se le añada un 15%, aproximadamente de pérdidas.

A los consumidores en mercado libre porque su comercializador ha de comprar en el mercado la electricidad que marque el contador más las pérdidas que le correspondan, según el tipo de consumidor de que se trate (hemos visto que existen más perdidas cuanto más transformemos la tensión, por eso los consumidores de alta tensión soportan menos pérdidas que los de baja tensión, es decir los domésticos y PYMES) y no es aventurado suponer que las empresas comercializadores repercutan en sus precios de venta estas mayores compras que tienen que hacer en el mercado mayorista.

Comparte esta noticia en tus redes
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •