Esto se están planteando ahora en el Reino Unido: si un operador de telecos modifica las condiciones del contrato y sube los precios, ¿qué sucede con los usuarios? ¿Se pueden ir de ese operador antes de que acabe la permanencia? ¿Deben pagar alguna penalización?

Precios y etiquetas

Foto cortesía de Counselman Collection


El regulador de telecos británico, Ofcom, lo está estudiando y ha abierto una consulta pública (pdf) para que cualquier interesado opine sobre el tema.
Los datos de una encuesta que realizó Ofcom señalan que un 25% de los usuarios no es consciente de las «potenciales subidas de precios» que puede haber en un contrato; y un 16% se quejó, precisamente, de estos aumentos y su impacto financiero.

Para atajar el problema de las subidas de precios inesperadas, el regulador británico plantea a debate 4 posibles opciones:

  1. No modificar nada y mantener el status quo
  2. Exigir más transparencia a los operadores sobre las condiciones para cambiar los precios
  3. Que los usuarios deban dar su consentimiento explícito para mantener el contrato cuando haya un cambio en las tarifas
  4. Que los usuarios puedan rescindir el contrato y marcharse a otro operador sin tener ningún tipo de penalización, haya acabado o no la permanencia.

La situación en España

En España, las condiciones de los contratos con los operadores de telecos aparecen recogidas en la «Carta de Derechos de los usuarios de comunicaciones electrónicas«.
En la norma se especifica que los operadores «deberán notificar al usuario final las modificaciones contractuales con una antelación mínima de un mes» y que el usuario «tendrá derecho a resolver anticipadamente y sin penalización alguna el contrato».

Comparte esta noticia en tus redes
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •