Ya sabemos que el sector de las publicaciones periódicas en papel no vive su mejor momento. La competencia de internet ha provocado una importante caída de sus ventas y las concentraciones entre las empresas están a la orden del día. Con este contexto de fondo os explicamos en qué ha consistido la concentración que acabamos de aprobar entre Boyacá y Sgel y que está sometida al cumplimiento una serie de condiciones entre las partes.

Foto de Pixabay: Redacción del The New York Times en 1942

Hemos autorizado la creación de una nueva empresa controlada por Boyacá (65%) y Sgel (35%). La entidad operará en el mercado de la distribución mayorista y del transporte nacional de publicaciones periódicas.

La operación implica riesgos para la competencia y, por ello, la hemos autorizado en segunda fase y con compromisos.

Con esta nueva compañía, las matrices quieren asegurar la pervivencia de su negocio. Pero también, la continuidad de la red de distribución de publicaciones periódicas, especialmente en las zonas deficitarias.

Ahora bien, la operación no está exenta de problemas para la competencia. Entre otros, podemos destacar:

  1. En el ámbito de distribución de la prensa diaria y de revistas, en el que hay importantes barreras para la entrada de nuevos competidores, solo hay tres distribuidores a nivel nacional. Boyacá y Sgel son dos de ellos.
  2. Su unión implica, además, importantes incrementos de su cuota de mercado en el ámbito de la distribución de revistas.
  3. Así, la empresa resultante tendrá un gran poder de negociación para imponer sus condiciones a editores, puntos de venta y otras distribuidoras; y reduce sus incentivos para mejorar el servicio e innovar.

La posición reforzada de estas empresas en el mercado de la distribución les otorgaría, además, ventajas competitivas en el mercado relacionado del transporte nacional de publicaciones periódicas.

Autorización con condiciones

Entonces, ¿qué hemos hecho? para evitar esos efectos hemos impuesto una serie de condiciones, que tendrán una vigencia de 3 años. Algunas de estas condiciones, están en línea con los sucesivos compromisos que las empresas nos propusieron durante la investigación que hemos llevado a cabo. Sin embargo, la CNMC rechazó estas propuestas, fundamentalmente porque no abordaban los problemas de competencia relacionados con la distribución de prensa diaria.

Como punto más importante, Boyacá y Sgel deberán mantener las condiciones ya vigentes respecto a los editores, distribuidores y puntos de venta tradicionales en prensa diaria, revistas y coleccionables.

En segundo lugar, la empresa conjunta tampoco podrá empeorar las condiciones a los puntos de venta tradicionales. No obstante, podrá renegociar las condiciones con editores ante caídas de sus ventas superiores al 15%.

Igualmente, los puntos de venta no estarán obligados a ampliar su oferta si las distribuidoras les proponen vender productos alternativos.

Finalmente, la CNMC ha impuesto la separación entre las actividades de distribución mayorista y transporte nacional y la no vinculación de fondos de Boyacá y Sgel. También vigilaremos que los acuerdos para compartir estructuras de transporte local se den en condiciones objetivas, transparentes y no discriminatorias.

Tenéis más detalles sobre la operación aquí.

Comparte esta noticia en tus redes