Os recordamos que a finales de julio, la CNMC lanzó una consulta pública sobre el “Borrador de guía sobre cuantificación de daños por infracciones de la competencia”. Todo el que desee participar, puede enviar sus comentarios hasta el próximo 22 de octubre.

La importancia de cuantificar los daños cuando hablamos de infracciones de competencia.

La importancia de cuantificar los daños cuando hablamos de infracciones de competencia.

Con este pretexto, hoy nos detenemos en explicar la importancia de la cuantificación de las indemnizaciones cuando estamos ante reclamaciones por daños y perjuicios provocados por infracciones de la competencia.  

  1. ¿A qué nos referimos con cuantificación de daños por infracciones de competencia?

Nos referimos al ejercicio realizado para cuantificar los perjuicios causados a empresas, consumidores y usuarios como resultado de una práctica anticompetitiva. El ejercicio de la cuantificación resulta de vital importancia pues contribuye a que los efectos positivos de la competencia efectiva lleguen a todos los agentes económicos y funciona como elemento disuasorio con respecto a futuras posibles conductas anticompetitivas. Sin embargo, este ejercicio de cuantificación es complejo pues conlleva aproximar qué hubiese ocurrido en ausencia de la infracción.

Pensemos, por ejemplo, en el conocido cártel de los sobres de papel, sancionado por la CNMC en 2013, en el que varias empresas fabricantes de sobres de papel realizaron conductas anticompetitivas consistentes, entre otras, en la fijación de precios de venta, el reparto del mercado y la limitación del desarrollo técnico en el sector. Estas conductas, desarrolladas durante más de 30 años, provocaron que los clientes (tanto públicos como privados) pagasen precios más altos respecto a los que hubiesen asumido en un entorno competitivo.

Ante esta situación, cualquier perjudicado puede acudir a los tribunales civiles para solicitar la reparación del daño que haya podido sufrir por la conducta anticompetitiva.

En la práctica, estas reclamaciones (cada vez más numerosas en los últimos años), se traducen en un proceso judicial en el que el demandante y el demandado aportan sus informes periciales con su respectiva cuantificación del daño. Analizado el caso, el juez realiza su propia estimación, que puede coincidir o no con la presentada en los informes de las partes.

  1. ¿Cómo se produce la cuantificación de daños?

No existe una metodología acotada para la cuantificación de daños, sino que rige el principio de libertad de prueba, por lo que tanto, las propuestas de cuantificación de las partes, como la estimación definitiva del juez pueden basarse en cualquier tipo de argumento razonable, transparente y técnicamente fundado.

En la mayoría de los casos, se trata de ejercicios complejos que recurren a combinaciones de metodologías basadas en herramientas estadísticas y econométricas. Para ello, es conveniente tener en cuenta numerosos factores de diversa índole, como, por ejemplo: cambios estructurales en el mercado (desarrollo tecnológico, surgimiento de crisis económicas, cambios regulatorios), evolución de variables macroeconómicas (inflación), variaciones en la oferta o la demanda.

  1. ¿Cuál es el papel de la CNMC en la cuantificación de daños?

Tal y como está previsto en el artículo 76.4 de la Ley de Defensa de la Competencia y también en el artículo 5.2.b) de la Ley de creación de la CNMC, la CNMC tiene una función consultiva,  cuya labor consiste en asistir al órgano jurisdiccional, cuando así lo solicite, en el ejercicio de cuantificación del daño a través de la aportación de información, experiencia o conocimiento técnico. Por tanto, la CNMC no actúa en el proceso judicial como parte, y es el órgano judicial competente el encargado de la liquidación, cuantificación o estimación concreta e individualizada de la indemnización.

Al objeto de facilitar nuestra propia labor de asistencia a los jueces y tribunales y de facilitarles una herramienta que les pueda resultar útil en esta tarea, estamos trabajando en una Guía sobre cuantificación de daños por infracciones de la competencia, cuyo borrador se encuentra en consulta pública (abierta hasta el 22 de octubre), con el objetivo de recabar las opiniones de los principales actores tanto del sector público como del privado.

Asimismo, con la Guía también se pretende divulgar buenas prácticas y aumentar el rigor técnico de los informes periciales asociados a estos procedimientos de cuantificación de daños por infracciones al derecho de la competencia.

Para conseguir estos objetivos, en la Guía se exponen las características de los métodos más habituales en materia de cuantificación de daños, así como sus ventajas e inconvenientes, con especial énfasis en el grado de precisión y dificultad de implementación con el fin de facilitar la elección del método más adecuado en cada caso. Asimismo, la Guía recoge unas cautelas metodológicas que se recomienda seguir al diseñar e implementar los distintos métodos de cuantificación de daños para asegurar que sus resultados sean robustos y consistentes.

Accede a la consulta pública (hasta el 22 de octubre).

Comparte esta noticia en tus redes
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •