• Cultura y desconfianza en las instituciones: la forma y el contenido

     • enero 8, 2018 • CNMC, Diálogos Compliance • 0 Comentarios

    11 Flares 11 Flares ×

    Walter Benjamin nunca conoció las llamadas Redes Sociales, y en cambio, dejo escrito “la información tiene interés tan sólo en el breve instante en el que es nueva”. Si echamos un vistazo al llamado Registro de Transparencia de la UE  podemos observar el enorme número de organizaciones inscritas (más de 11.500 a día de hoy) de las cuales 5.700 se autodenominan “Grupos de Presión”. España tiene 723 representantes inscritos: en cabeza casi todas las empresas cotizadas. Están en juego sus intereses y su reputación.

    Foto en Pixabay

    Foto en Pixabay

    En nuestro país no hay todavía una regulación específica sobre Lobby. Algunas comunidades han creado Registros autonómicos pero, la única entidad pública de carácter nacional, que tiene un Registro de Grupos de Interés operativo -desde Marzo de 2016- es la CNMC . Un esfuerzo reconocido en los foros de buen gobierno y transparencia. También en el Congreso de los Diputados donde se tramitan Proyectos de regulación en la materia.

    Nuestro registro es voluntario (como el de la Comisión Europea) pero no ha tenido la misma acogida en las grandes empresas cotizadas y, en muchos casos, reguladas. Entre nuestros 400 inscritos figuran únicamente tres empresas del IBEX 35. No es tan difícil, solo hay que inscribirse y asumir un Decálogo ético. Nos comprometemos con unos Principios básicos aceptados por nuestras empresas y asociaciones en el ámbito europeo ¿Por qué no lo hacen en el nuestro? No debe ser un problema cultural puesto que se reconoce su importancia más allá de nuestras fronteras.

    Recientemente, hemos conocido el dato de las grandes cifras que mueven los profesionales del Lobby para mejorar su capacidad de influencia en los Organismos europeos. También sabemos que su inscripción conlleva la publicación automática de todas las reuniones que se celebren con los comisarios, parlamentarios, grupos de expertos o comités de alto nivel. No sabemos, ni por aproximación, cuantos recursos se dedican en España a influir legítimamente en nuestras instituciones. Empezamos a saber, lentamente, de las agendas y contenidos de las reuniones en las Administraciones Públicas, gracias en parte al buen hacer del Consejo de Transparencia  y de ONG’s como Transparencia Internacional.

    Desde nuestra misión de servicio público y con la vista puesta en la protección de los consumidores, intentamos contribuir a este conocimiento desplegando, nosotros también, toda nuestra capacidad de influencia. Para que la información se convierta en novedad al servicio del interés general.

    Post dedicado a la memoria de Esther Arizmendi, DEP

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *