• Las reflexiones de la XIV Escuela Iberoamericana de Competencia de la CNMC

     • octubre 5, 2017 • CNMC, Competencia • 0 Comentarios

    31 Flares 31 Flares ×

    Hoy en el blog de la CNMC volvemos a hablar de la XIV Escuela Iberoamericana de Competencia y lo hacemos con algunas de las experiencias de los alumnos de 19 países latinoamericanos que han participado entre el 18 y el 22 de septiembre en la sede de la CNMC en Madrid.

    Sede de la CNMC en Madrid.

    Sede de la CNMC en Madrid.

    José Fernández, profesional en Derecho, y de la sala Especializada en Defensa de la Competencia de INDECOPI, en Perú, nos dejó la siguiente reflexión.

    La atención académica y la hospitalidad de todos los colaboradores de la CNMC (tanto los encargados de la organización como los ponentes) fue espectacular. Al respecto, es importante destacar que siempre se mantuvieron preocupados de resolver todas las inquietudes de los participantes de la Escuela, y, por supuesto, facilitaron de forma estupenda el intercambio de conocimientos y experiencias entre todos los alumnos que formaron parte de tan beneficioso evento.

    Finalmente, no quiero dejar de comentar que el nivel de exhaustividad de cada una de las ponencias desarrolladas, sumadas a las constantes intervenciones de los demás participantes de la Escuela,  permitieron que  fortalezca notablemente mis aptitudes y conocimientos en materia de defensa de la competencia  (tanto en materia de “enforcement” como en “advocacy”), debiendo precisar que tal fortalecimiento de habilidades será altamente aprovechado en el  desarrollo de las funciones de la autoridad de competencia (Indecopi) del Perú”.

    Desde Argentina, Laura y Nicolás, de la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia, escribieron las siguientes líneas:

    “Consideramos que se logró un sólido equilibrio entre los tópicos tratados, algunos fundamentales para los países hermanos que recién están dando sus primeros pasos en la materia y otros de mayor actualidad e interés para las agencias más maduras.En líneas generales la experiencia fue altamente positiva.

    Este año, sin dudas, el curso ha logrado consolidar la integración iberoamericana, fortaleciendo los lazos que nos unen y contribuyendo a defender mejor el interés de nuestros compatriotas. Estamos profundamente agradecidos.”

    Los colegas brasileños Mônica Tiemy Fujimoto y Wellington Lima Silva, de CADE (Conselho Administrativo de Defesa Econômica):

    “Durante una semana fue posible tener contacto con diversos temas relacionados con la competencia económica por medio de conferencias, resolución de casos hipotéticos y discusiones con los otros participantes, permitiendo un gran aprendizaje. Además de la teoría, que es pasada al largo de una intensa semana de curso, la experiencia ha permitido un gran intercambio de experiencias acerca de las mejores prácticas y los retos enfrentados con las distintas autoridades antitrust iberoamericanas. Que pese el hecho de que cada autoridad se encuentre en un momento de desarrollo distinto, con problemas distintos, hay diversas convergencias relacionadas a la estructura económica y sociopolítica que enriquecen las discusiones  y que posibilitan un gran aprendizaje. Recomendamos a todos que buscan una experiencia única en ese tema.”

    Y desde la CNMC, contamos con la opinión del compañero Andrés Porras, de la Subdirección de Audiovisual.

    Mi participación como alumno en la Escuela Iberoamericana de Competencia me ha permitido actualizar, adquirir conocimientos y obtener una visión general de la importancia que tiene la regulación y aplicación del Derecho de la Competencia en nuestra sociedad actual, como garantía  para la defensa de los derechos de consumidores y usuarios, dentro del ámbito del libre mercado.

    La organización y el desarrollo del programa impartido por un eficiente profesorado experto en esta materia han hecho que se cumplan las expectativas esperadas cuando presenté mi solicitud como alumno. La participación en los coloquios y en los grupos de trabajo para la resolución de casos prácticos me ha resultado muy positiva, porque me ha servido para intercambiar conocimientos y opiniones con los representantes de los países participantes, lo que ha hecho que el curso haya sido más dinámico y atractivo por el método aplicado de “aprender haciendo”.

    Pero, además del contenido formativo y la ampliación de conocimientos en aspectos legales con una visión práctica esta materia, también me ha servido para establecer relaciones profesionales y personales con los representantes de los países participantes, que me han resultado muy útiles y positivas por la amistad surgida con muchos de ellos.

    Además en este enlace puedes volver a leer el post que escribimos sobre la XIV Escuela Iberoamericana de la CNMC: Una lección sobre competencia y regulación.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *