En 2014, la cadena de hoteles Marriott recibió una multa en EEUU de 600.000 dólares por bloquear los hotspots de sus clientes e impedirles hacer tethering. El objetivo era que los huéspedes usaran el WiFi (de pago) del hotel.
A continuación le llegó el turno a Smart City, que proveía conexión a internet a centros de convenciones y hoteles. El regulador estadounidense le sancionó con 750.000 dólares por estas mismas prácticas.

Foto en flickr.

Foto en flickr.

Está claro que el espectro radioeléctrico es un recurso esencial para dar servicios de telecos. Por eso, la CNMC ha defendido en un informe al Ministerio de Industria que es «primordial» garantizar que las empresas utilicen el espectro radioeléctrico de forma efectiva y eficiente «para evitar fines especulativos o el acaparamiento anticompetitivo de derechos de uso».

De ahí, que la CNMC solicite al Ministerio que controle el uso que se está haciendo del espectro, con la información de la que ya dispone y con «las herramientas necesarias para realizar acciones proactivas de seguimiento y vigilancia a fin de evitar situaciones de acaparamiento innecesario de recursos radioeléctricos, mediante la infrautilización de los mismos».

Las prácticas que impiden el tethering de los usuarios pueden ser más habituales en el futuro porque se están desarrollando iniciativas que usan de forma conjunta diversas bandas (también las de uso común que son las que se emplean para dar WiFi) para dar mayor ancho de banda a los usuarios.

Un ejemplo sería la reciente prueba que realizaron Vodafone y Ericsson en los Países Bajos, en las que agregaron bandas licenciadas y de uso común y alcanzaron velocidades de bajada de 274 Mbps.

Más información:

Comparte esta noticia en tus redes
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •