• ¿Cómo se podría mejorar la contratación pública en España? (Informe de la CNMC)

     • febrero 23, 2015 • CNMC, Competencia • 4 Comentarios

    0 Flares 0 Flares ×

    Las cosas han cambiado mucho en nuestro país en en los últimos años cuando hablamos de contratación pública. El legislador español y la Unión Europea están mejorando la normativa sobre contratos públicos para que los fondos que destinan las administraciones públicas cuando contratan bienes y servicios se utilicen de forma eficiente. Sin embargo, aún queda camino por recorrer.

    Foto tomada de Flickr, cortesía de

    Mismos relojes, pero les falta coordinación… Foto tomada de Flickr, cortesía de leoplus

    Pero, ¿Cómo se puede seguir mejorando cuando las Administraciones Públicas contratan determinados bienes y servicios de aprovisionamiento?.

    En el Informe sobre el Análisis de la Contratación Pública en España: Oportunidades de mejora desde el punto de vista de la Competenciaque acabamos de publicar, hemos identificado 5 grandes áreas en las que se debe incidir.

    En España, la contratación púbica  excede en la actualidad el 18,5% del Producto Interior Bruto (PIB). Es decir, representa alrededor de 194.000 millones de euros anuales (más de de 4.100 € anuales per cápita).

    Como premisa fundamental, la Comisión considera que el sector público en España debe autoimponerse una contratación cada vez más transparente, procompetitiva y económicamente eficiente.

    Los puntos que ha identificado la CNMC como claves para que se mejore el funcionamiento de la contratación pública son:

    • Un un mejor acceso a la información y más transparencia y publicidad: Con independencia de los avances realizados, es necesario mejorar el acceso a la información para los licitadores (motivación del procedimiento elegido, criterios de selección, valoración, etc).  Más transparencia y publicidad en los procedimientos (abiertos, finalizados, o planificados) son fundamentales para mejorar el control interno y la comparación de situaciones análogas.

     

    • Además, la CNMC considera que se debe evaluar la eficiencia económica y la competencia efectiva en los procesos de contratación. Esta tarea la deben hacer  tanto el órgano de contratación, que debe justificar a priori la necesidad comenzar un contrato y el procedimiento que ha elegido para llevarlo a cabo, y un organismo externo especializado.

    App en móvil para la contratación electrónica en Corea del Sur

    • El uso de las nuevas tecnologías ofrece muchas ventajas a la hora mejora la contratación pública.  En buen ejemplo es el uso que se puede hacer de la utilización de bases de datos de licitaciones, globales e interoperables, que puede permitir la supervisión de la eficiencia económica por organismos especializados.

    El ejemplo de Corea del Sur es un modelo de buena práctica en la contratación pública. En este país,  desde el año 2011, disponen de una aplicación (app móvil) que permite la presentación de ofertas a través de una aplicación  en el teléfono.

    Según el Informe de la CNMC, en 2013, prácticamente todos los países de la OCDE (91%) utilizaban algún sistema de e-contratación para anunciar sus licitaciones, pero solo el 44% ofrecía a los operadores la posibilidad de presentar ofertas electrónicamente a nivel de Administración General del Estado.

    •  Otra de las claves es que exista más cooperación entras las administraciones, de esta forma la cooperación inter e intra administrativa permitirá reducir las asimetrías de información presentes en los contratos públicos.

     

    • La simplificación de los procedimientos en la contratación pública, que se puede conseguir a través de procedimientos electrónicos y la la reducción de la dispersión normativa de la materia son también fundamentales para mejorar en este campo.

     

    El papel que puede jugar la CNMC

    La actuación de la Comisión en estas áreas de potencial mejora y la mención indirecta a muchas de ellas en su plan de actuación, recomienda que la CNMC lleve a cabo diversas actuaciones:

    La CNMC podría participar en la transposición de las nuevas directivas comunitarias sobre contratación pública, ya sea previa petición o a iniciativa propia.

    Sería relevante también la coordinación entre la CNMC y los poderes adjudicadores: a través de reuniones de trabajo, el desarrollo de programas de formación y la divulgación de las actuaciones realizadas por la CNMC en esta materia.
    Se podría potenciar también la colaboración con la Junta Consultiva de Contratación Administrativa del Estado y Plataforma de Contratación del Estado, para profundizar en el conocimiento de las actuaciones desarrolladas por ellos. También se podrían realizar técnicas de análisis conjuntos, tanto para detección de posibles cárteles como para la redacción más procompetitiva de pliegos.

    Otro aspecto es la formación de organismos supervisores en contratación, con el fin de divulgar la normativa de competencia y las vías de acceso a la CNMC en esta materia. También hablamos de revisar las normas de contratación pública, con reformas dirigidas a reducir la dispersión normativa y proponer la modificación de la normativa vigente, también a través de la guía de contratación pública y competencia.