La operadora estadounidense AT&T ha lanzado en Kansas una nueva oferta de banda ancha con 1 giga de capacidad.

25 euros por tu privacidad

A dónde van mis datos. Foto de Thomas Leuthard

*** Escrito por Cristina Ramon

Sin embargo, la noticia no ha estado en el giga, que también, sino en las modalidades de precios: los clientes de

AT&T podrán pagar más si quieren navegar por internet de forma privada.

El paquete básico de AT&T ofrece 1 giga por 62 euros (70 dólares), con el «compromiso del cliente» de participar en su programa de recogida de datos de navegación.

La compañía explica que «AT&T puede usar la información de navegación en la web, como los términos buscados o las páginas visitadas para ofrecer a sus clientes ofertas y anuncios adaptados a sus intereses». Es decir, la tarifa más baja de acceso a internet implica que el cliente cede a AT&T sus datos de navegación.

El cliente que quiera conservar su privacidad deberá pagar un plus de 25 euros (29 dólares), aunque la web Gigaom afirma que puede ser más.

«AT&T escanea todo el tráfico para identidicar las direcciones IP que lo orginan», dice la teleco en su web. Si el cliente ha aceptado que AT&T almacene su datos, entonces «el tráfico de internet se redirige hacia la plataforma de

AT&T» que recopila la información: páginas visitadas, el tiempo que se pasa en cada página, los links que se visitan, los anuncios que se ven y las palabras que se buscan.

Pagar 300 euros al año por preservar tus datos de navegación puede no ser barato, pero «al menos AT&T ha explicado claramente cómo funciona el juego», valora GigaOm.

Es un modelo de negocio habitual en internet: el servicio es gratuito, pero la compañía que lo ofrece acumula datos sobre sus usuarios. Así funcionan Facebook y Google, que (todavía) no ofrecen ninguna opción de pago que preserve la privacidad del usuario.

Comparte esta noticia en tus redes
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •