• Economía colaborativa y regulación

     • julio 16, 2014 • CNMC, Competencia • 16 Comentarios

    0 Flares 0 Flares ×

    La economía colaborativa está teniendo un desarrollo espectacular en los últimos años. El turismo y el transporte son dos de los sectores que más han notado su impacto. Sin embargo, en España aún no ha habido una respuesta normativa de las autoridades para hacer frente a este fenómeno.La CNMC piensa que una regulación innecesaria o desproporcionada perjudicaría a los consumidores y al interés general, además de suponer un obstáculo a la competencia efectiva. 

    Economia colaborativa y regulación

    El turismo es uno de los sectores que más está notando el impacto de la economía colaborativa. Foto cortesía de Veggiemee

    En la economía colaborativa (sharing economy), los consumidores tratan de obtener un valor monetario a partir de bienes infrautilizados. La economía colaborativa se apoya habitualmente en la potencia de internet y suele ofrecer el disfrute de un bien en régimen de alquiler.

    Ventajas

    Las ventajas de la economía colaborativa son indudables:

    • asignación más eficiente de los recursos infrautilizados
    • efectos favorables para la competencia, que obligan a los proveedores tradicionales a innovar y a reducir sus márgenes y precios
    • menores costes de transacción
    • reducción de los problemas de información asimétrica
    • efectos medioambientales positivos al crear una economía basada en el acceso a los servicios y no tanto en la propiedad de los bienes
    • mayor facilidad para detectar bases imponibles por parte de las administraciones tributarias
    • mayor oferta para el consumidor

    Desde la CNMC se valora muy positivamente los efectos beneficios para la competencia que puede traer la economía colaborativa. Sobre la necesidad de regulación, el presidente de la CNMC, José María Marín Quemada, explicó  en el seminario ‘La Europa que deja la crisis’, de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) que “las respuestas deben ser proporcionales al problema (…), prohibir es una herramienta excesivamente fácil” y que requiere “especial cuidado”.

    Uber

    Servicios a través de apps como el de Uber han generado una gran controversia. Imagen de Uber

    Recomendaciones

    1. La ausencia de regulación podría ser, en algunos casos, la solución óptima.
    2. Si se diera una respuesta regulatoria, se debe primar el interés general, no el interés de un grupo de operadores económicos.
    3. Sólo habría que considerar una respuesta regulatoria proporcionada si existen fallos de mercado (externalidades, información asimétrica…); si el mercado por sí mismo no puede alcanzar objetivos de interés público; o existe tratamiento asimétrico respecto a operadores sujetos a obligaciones de servicio público.
    4. La respuesta por parte de las autoridades no tiene por qué consistir en más regulación para los nuevos entrantes, sino que podría centrarse en reducir los requisitos para los operadores tradicionales cuando estos requisitos sean innecesarios o desproporcionados.

    En el caso de la economía colaborativa en el sector del transporte, se podrían dar externalidades medioambientales positivas. Además, la constancia informática de la transacción podría facilitar el control por parte de la autoridad fiscal o administrativa; y la calidad del servicio puede mejorar gracias a los sistemas de mayor competencia, reputación e interacción repetida.

    Por lo que respecta al alojamiento turístico, las nuevas tecnologías proporcionan sistemas de evaluación mutua entre usuarios y proveedores, que pueden reducir la asimetría informativa.

    La innovación actual en ambos sectores es rápida y tiene una gran capacidad para favorecer a los consumidores y usuarios. Una regulación ineficiente podría quedar rápidamente obsoleta y perjudicar posibles ventajas competitivas de España o de las Comunidades autónomas.

    La CNMC, por su parte, colaborará con las autoridades competentes para que las soluciones que se adopten, pensando en los consumidores y usuarios, favorezcan la competencia, la regulación eficiente, la innovación y el crecimiento. Asimismo, utilizará todos los instrumentos en su mano para evitar la creación de obstáculos a la competencia efectiva en los mercados o el fraccionamiento del mercado nacional.

     

    16 Respuestas a Economía colaborativa y regulación

    1. Alvaro03
      julio 16, 2014 at 13:53

      Desgraciadamente no va por ahí el intervencionista estatal que se dedica a (i) machacar a impuestos al ciudadano (ii) limitar el sagrado derecho de propiedad y (iii) proteger a determinados agentes economicos para que resulten inmunes a la innovación o a la libertad.

      Los intentos de algunas CCAA de hacer un registro de apartamentos vacacionales para que tengamos que pasar por la taquilla del reino de taifas correspondientes y proteger así el mercado natural de los hoteles así lo demuestra.

      Resultado: nos llevan a los propietarios al mercado negro para escapar de la opresión regulatoria y tributaria.

    2. Pingback: La regulación de la economía colaborativa según la CNMC | Leyes para la Economía Colaborativa

    3. Pingback: La CNMC y el consumo colaborativo | El Blog Jurídico y Docente de Luis Cazorla

    4. Maria
      julio 17, 2014 at 17:10

      Tengo un hotel, pequeño,aunque eso no es relevante para la normativa y por ello tengo que:
      Tener un seguro de responsabilidad civil. Un plan de emergencias. Tengo que pasar revisión de electricidad, ascensor, aire acondionado, extintores … obligatorias y que no se exigen para una vivienda o no con la misma frecuencia, por ser establecimiento público. Tengo que tener un plan de desinsectacion, cumplir un plan de prevención de legionellosis (personal con título específico). Tener alama y detectores de incendios. Tengo que anotar cada día los registros. Tengo que tener personal 24 horas, por supuesto pagando sus cotizaciones y con su prevención de riesgos laborales correspondientes, que a mi si me visita el inspector de trabajo, cumplir un registro de viajeros diario y comunicarlo a las autoridades. La piscina tiene su propio reglamento, con sus analíticas diarias, mensuales y personal de mantenimiento con título específico. Y que curioso, tambien me visita el inspector de sanidad para comprobar que cumplo. Pago unas tasa de basura 10 veces mayor que una casa cualquiera, mientras que genero poco mas de lo que se desecharía en una casa normal, y eso cuando hay ocupación alta. Y todo obviando las obligaciones de medidas mínimas de habitaciones, escaleras, pasillos, baños, salones, servicios al clientes obligatorios… para ser una simple pensión. El que facturemos, paguemos nuestro IVA, daré por hecho que todos lo harían igualmente.
      Perfecto, quitennos toda la normativa y lucharemos en igualdad de condiciones. Con la cédula de habitabilidad y la inscripción en el registro turístico correspondiente.

    5. Pingback: Competencia da el visto bueno a la economía colaborativa | Revista80dias.es

    6. julio 21, 2014 at 15:19

      Es comprensible lo que dices María. Yo pago impuestos como mucha gente, IRPF, Iva sujeto a los precios que aparecen en las etiquetas. Cumplo religiosamente con el impuesto de mi coche, mi casa… A través de mi pequeña empresa pago igualmente el impuesto de sociedades, el iva de las transacciones… Tanto yo como sujeto como parte de una empresa, hago frente a los costes de la seguridad social, y estoy sujeto a tantas inspecciones y requisitos relacionados con la salud, seguridad y demás parámetros que la administración, con muy buen criterio no lo dudo, nos impone. Todos estos requisitos, considerando que cada cual cuenta con los suyos, me anima en mi caso a buscar y elegir aquello que me beneficia. Y cuando internet nos facilitó los e-mails los fax desaparecieron, por su parte la música empezó a consumirse de otra forma hasta el punto que progresivamente entra en una regulación que está siendo posterior al cambio tecnológico en la distribución de las canciones ( de los CD al streaming, de comprar 15 canciones en un cd a conectarte a Spotify). Los cambios tecnológicos nos imponen nuevos usos, nuevos negocios, nuevas posibilidades y en el mercado se elige. Asumo como alternativa, lo que señala este post que nos llama a comentar: “La respuesta por parte de las autoridades no tiene por qué consistir en más regulación para los nuevos entrantes, sino que podría centrarse en reducir los requisitos para los operadores tradicionales cuando estos requisitos sean innecesarios o desproporcionados”, que me anima a señalar la oportunidad de leer los cambios y saber adaptarse para seguir compitiendo. Respetuosamente.

    7. Pingback: El consumo colaborativo vence al consumo compulsivo | consumo-cuidado.com

    8. Pingback: Economía colaborativa: ¿se deben prohibir las innovaciones?

    9. Pingback: Economía colaborativa y regulación - Madrid Aloja Madrid Aloja

    10. octubre 1, 2014 at 11:33

      Realmente pagamos más las empresas pequeñas o autónomos que las grandes empresas, ya que los lobbyng tiene al gobierno asustando, ” si me cobras más tributo en otro país” cosas que los pequeños no podemos hacer, y que se te ocurra no pagar!!!

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *