La distribución y comercialización de medicamentos nos interesa porqué, entre otros aspectos, es un sector que afecta de modo directo al bienestar de los ciudadanos. Por este motivo, hace unas semanas, la CNMC lanzó una consulta pública sobre medicamentos a través de oficinas de farmacia en España. Hoy hacemos públicas las respuestas de los participantes.

¿Qué os vais a encontrar entre las respuestas?

En total, hemos recibido 33 respuestas a la consulta pública. A nivel cuantitativo, las empresas farmacéuticas han sido quienes más han participado en nuestro documento (9 respuestas, un 28% del total), aunque desde un punto de vista cualitativo es más relevante la diversidad de participantes que han presentado sus aportaciones a consulta.

En cualquier caso, las contribuciones de todos los grupos han aportado información de mucha utilidad para la elaboración del estudio, así que ¡muchas gracias a todos los participantes por vuestra colaboración! Las respuestas están aquí.

¿Y ahora qué?

El objetivo de la consulta era doble: en primer lugar, recabar las opiniones de los principales actores del sector, y, en segundo lugar, abordar la reflexión final del Estudio de mercado que estamos realizando sobre este sector, y que continúa el Estudio que publicamos en 2015 sobre el segmento minorista.

Las opiniones reflejadas en este post son, por tanto, un resumen de las respuestas recibidas en la consulta pública, y no la opinión de la CNMC al respecto. La valoración de la CNMC sobre estos temas se incluirá en las conclusiones del estudio. Os informaremos puntualmente a través de nuestros canales de comunicación habituales cuando esto ocurra.

Las cuestiones más controvertidas

*Competencia entre medicamentos originales y genéricos/biosimilares y regulación de precios

En la consulta pública preguntamos a los distintos agentes sobre las condiciones de competencia de los medicamentos originales de marca con los genéricos y biosimilares, así como sobre la política de fijación de precios de los medicamentos.

En relación a la competencia de genéricos/biosimilares y medicamentos originales de marca, las respuestas están polarizadas, sobre todo entre los consumidores, empresas farmacéuticas y asociaciones sectoriales. No parece haber un consenso al respecto, indicando algunos agentes que faltan incentivos a la dispensación de los genéricos y biosimilares, señalando otros que los medicamentos de marca se encuentran discriminados frente a los genéricos y biosimilares, lo que tendría un impacto negativo sobre la innovación.

Uno de los aspectos más mencionados, y criticados, por casi todos los agentes, del sistema actual de regulación de precios es la igualdad de precios entre genéricos y originales, lo cual no permite una diferenciación entre ambos tipos de medicamentos. En términos generales, los agentes destacan los siguientes problemas derivados de este sistema: la reducción de incentivos a la investigación, la salida de medicamentos del mercado por falta de rentabilidad, los problemas de desabastecimiento, la fijación de precios en base al precio más bajo ofertado (sin posibilidad de incluir una diferenciación de precios), así como la creación de conjuntos en base al nivel ATC5 del Sistema de Clasificación Anatómica, Terapéutica, Química.

*Regulación de los segmentos mayorista y minorista

En la consulta pública también preguntamos sobre la regulación de los segmentos mayorista y minorista de distribución de medicamentos. Casi la totalidad de los agentes que han respondido a la consulta pública estiman oportuna una reforma del sistema de retribución tanto mayorista, como minorista, aunque las reformas planteadas tienen dos enfoques totalmente opuestos.

Por un lado, algunos agentes apuntan a una reforma completa del sistema de retribución, mientras otros denuncian que los márgenes percibidos no son suficientes para garantizar la viabilidad de muchas farmacias, o, en el caso de segmento mayorista, para cubrir el servicio de distribución de medicamentos.

Sí hay, no obstante, un consenso casi absoluto en relación a la posibilidad de las farmacias de ofrecer nuevos servicios, o servicios añadidos, a los consumidores. En este sentido, todos los agentes apuntan a una infinidad de servicios que podrían ser ofrecidos en las oficinas de farmacia.

Por último, en relación a las ventajas e inconvenientes que plantea la integración vertical entre las distribuidoras mayoristas de medicamentos y las oficinas de farmacia, las respuestas son, de nuevo, duales. Mientras algunos agentes opinan que los inconvenientes de la integración vertical son la falta de independencia de las farmacias y una reducción de la competencia efectiva en el mercado, otros estiman que los beneficios, en forma de una mayor eficiencia de la gestión, y las economías de escala, compensan estos riesgos.

La realización de consultas públicas, como esta que hemos realizado,  es una herramienta recomendada por organismos internacionales (como la OCDE) para tareas de evaluación de la normativa o de la competencia en un sector y es una práctica que la CNMC ya ha utilizado anteriormente en su elaboración de estudios de mercado.

Comparte esta noticia en tus redes
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •