Próximo paso: Limitar el uso de numeración fija o móvil para los servicios ‘machine to machine’

Las líneas M2M empiezan por 59; y sirven para las máquinas que envían y reciben información a través de servicios de telemetría y/o telecontrol.

Imagen extraída de Unsplash

El número de líneas dedicadas a los servicios ‘machine to machine’ (M2M) se ha duplicado en los últimos cuatro años, y ha superado así la barrera de los 15 millones de líneas en España. Lo dice el Informe sobre el uso de la numeración atribuida para los servicios máquina a máquina, que acaba de publicar la CNMC.

Ahora bien, para prestar estos servicios, la mayoría de operadores utiliza todo tipo de numeración (en vez del rango 59, creado en 2010 específicamente para este tipo de comunicaciones); y esto nos puede llevar al agotamiento de los números móviles. Por mucho que la tasa de ocupación móvil sea del 49%, los 121 millones de números móviles sin asignar (71 millones de números móviles libres y 50 millones reservados asociados a los bloques móviles que empiezan por 75, 76, 77, 78 y 79) de los que se podría llegar a disponer son insuficientes para albergar los más de 145 millones de dispositivos M2M previstos para 2030.

Por esto, en la CNMC trasladamos la siguiente propuesta al Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital: creemos que se debería fomentar el uso del rango 59; limitando el de otro tipo de numeración, como la fija y, muy especialmente la móvil, a casos muy puntuales. Se considera que un plazo de 12 meses sería suficiente para que los operadores de servicios M2M tuvieran tiempo de adaptar sus sistemas internos y pasaran a utilizar la numeración 59 para los nuevos dispositivos.

El rango 59 sería capaz de albergar el crecimiento de dispositivos M2M esperado: contiene 10 bloques de 10.000 millones de números.

¿Qué son las líneas M2M?

Las líneas M2M son las que sirven para todas aquellas máquinas que envían y reciben información a través de servicios de telemetría y/o telecontrol. Empiezan por el prefijo 59 y tienen 13 dígitos, a diferencia de la numeración móvil, que tiene 9.

Estas líneas están más ligadas a nuestro día a día de lo que imaginamos. Hay sistemas de M2M en las máquinas de vending de los bares u oficinas; en el botón eCall de los nuevos modelos de coche, en las alarmas de seguridad de viviendas o comercios; en los contadores de agua, gas o electricidad, etc.

Puedes consultar aquí el Informe sobre el uso de la numeración atribuida para los servicios máquina a máquina, publicado por la CNMC.

Comparte esta noticia en tus redes
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •