A la tienda de móviles llega un mensaje del operador de telecos: hay que empezar a captar clientes de la competencia ofreciendo este modelo de smartphone con esta subvención. La oferta estará disponible por unas horas.
Y así los vendedores empiezan su agresiva campaña de captación de clientes.

Las ofertas pueden ser para todo el país o sólo para una zona y nadie las conoce de antemano. A pesar de esto los clientes pueden intentar rastrear estas promociones a través de webs o de las redes sociales, porque estas ofertas de móviles son sencillamente ilegales.

La lotería de conseguir un móvil subvencionado

Foto cortesía de Joe Pemberton

*** Escrito por Cristina Ramon

Así de agresiva es la competencia en el mercado de la telefonía móvil en Corea del Sur, tal como la describe la agencia de noticias pública del país, Yonhap. El robo de clientes entre las tres operadoras móviles del país se consigue gracias a elevadas subvenciones en los móviles de último modelo; subvenciones que superan, de largo, el límite fijado.

Estos días hemos leído que el regulador de telecos de Corea del Sur, KCC (Korea Communications Commission), ha multado a los tres operadores móviles del país por superar los límites permitidos en las subvenciones a móviles. La sanción ha ascendido a 43 millones de euros (58.400 millones de wons surcoreanos) y ha ido acompañada de la prohibición de captar nuevos clientes durante varias semanas.

No es la primera multa que impone el regulador surcoreano por este tema. En 2014 las sanciones ascienden ya a 66 millones de euros, aún lejos de los 132 millones en multas que puso el regulador el año pasado.

El límite de lo que pueden subvencionar los operadores está fijado en unos 200 euros por móvil. Pero la guerra entre operadoras para robarse clientes es tal que este límite queda rápidamente superado.

En ocasiones, las operadoras respetan sobre el papel la subvención máxima, pero «por debajo del mostrador le dan reembolsos en efectivo al cliente si se cambia de compañía», explica el diario Korea JoongAng Daily.

Y tan agresivas pueden llegar a ser las ofertas, que el cliente puede salir de la tienda con un móvil gratis y algo de dinero de más en el bolsillo. Como sucedió por ejemplo con el Samsung Galaxy S4 LTE-A, que tenía una subvención de casi 900 euros, mientras que el móvil costaba algo más de 700 euros.

Más subvención, ¿mayores precios?

Esta rivalidad entre las compañías, que a priori podría parecer positiva para los usuarios, preocupa al regulador porque podría provocar subidas en los precios del servicio para compensar los costes de las subvenciones de móviles.

Pero los operadores móviles parecen ser los menos preocupados. Estas multas apenas suponen un porcentaje pequeño de su presupuesto en marketing, explican desde Hyundai Research Institute. Así que los beneficios siguen compensando. Es más, la prohibición de poder captar clientes durante unos días «resulta ser una buena oportunidad para que las compañías ahorren».

Mientras tanto, el cliente ve cómo las ofertas cambian de un día para otro y escoger un mal día para cambiarse de compañía pueden llevarle a perder varios cientos de euros. Una lotería.

Comparte esta noticia en tus redes
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •