• La CNMC analiza las concesiones de los autobuses interurbanos

Uno de los servicios más populares en España, especialmente por los ciudadanos con rentas más bajas, es el que ofrecen los autobuses interurbanos. En 2018, más de 690 millones de viajeros los utilizaron. Gracias a ellos, se conectan núcleos urbanos situados en distintos puntos del territorio nacional, y cubren, por ejemplo, desde el trayecto que une las ciudades de Santiago de Compostela y Barcelona, hasta el que conecta las más cercanas de Madrid y Toledo.

Foto tomada de Flickr, cortesía de lezumbalaberenjena

Las administraciones son las encargadas de gestionar estos servicios a través de concesiones. En la CNMC, el pasado 16 de diciembre lanzamos una consulta pública sobre los autobuses interubanos (podéis participar hasta el  7 de febrero) para analizar los problemas que presenta este sistema y sus posibles mejoras.

El sistema de concesiones implica que las empresas privadas de autobuses interesadas en operar una determinada ruta, compiten entre ellas para obtener un permiso administrativo.

La empresa que ofrezca mejores condiciones a los usuarios será la que explote la ruta. Hablamos, por ejemplo, de la tarifa de billete más barata, del mayor número de frecuencias o de un servicio de más calidad.

Monopolio en la concesión

Mediante esta autorización, la empresa obtiene el derecho a prestar el servicio como monopolista, a cambio de mantener las condiciones que ofertó para ganar.

Bajo el sistema concesional, las administraciones públicas deciden qué trayectos se van a cubrir y durante cuánto tiempo. Esto les permite asegurar el transporte en autobús en localidades con un menor número de viajeros que no tendrían interés comercial para las empresas. Al agrupar las rutas rentables y las no rentables bajo la misma concesión, la empresa ganadora puede utilizar los beneficios de las rutas rentables para costear las pérdidas de las no rentables.

Falta de competencia

Sin embargo, algunos expertos y autoridades que han estudiado el sector han detectado deficiencias en el funcionamiento de este sistema. ¿Cómo?  han visto que las empresas no pueden competir libremente para obtener concesiones de autobús interurbano.

En ocasiones, estas dificultades han dado lugar a actuaciones por parte de la CNMC, como en el caso de Valencia y Galicia (LA/01/2010 y LA/02/2010), donde la Administración estableció prórrogas automáticas a estas concesiones o, más recientemente, con la apertura de un expediente sancionador en Cantabria.

Las dificultades asociadas a la gestión administrativa de las concesiones hacen necesario repensar el modelo actual. Por eso, el estudio de la CNMC abordará estas cuestiones, y evaluará el sistema concesional español, así como la liberalización emprendida en otros países europeos desde una perspectiva de la competencia y del bienestar del consumidor.

Proceso de consulta pública hasta el 7 de febrero

La realización de consultas públicas es una práctica recomendada para que las autoridades puedan conocer el entorno de un sector (tal como explica la OCDE). La CNMC puede recurrir a ellas en el ámbito de la realización de estudios (en virtud de la Metodología para la Elaboración de Estudios de Mercado en la CNMC).

En esta fase de consulta pública (se puede participar hasta el  7 de febrero) reunimos las opiniones de los principales agentes del sector: consumidores y usuarios del servicio, los organismos públicos y reguladores, los operadores de autobús interurbano y de otros medios de transporte, y de todos los que quieran realizar sus aportaciones y comentarios.

Participación en la consulta pública

La consulta pública cuenta con una serie de cuestiones generales sobre los autobuses interurbanos y con preguntas específicas sobre la valoración de los consumidores y los problemas específicos de competencia de este sector.

Una vez terminada esta primera fase de la consulta pública, la CNMC podrá realizar reuniones o requerir información adicional a expertos y otros agentes del sector. Tras la elaboración interna del estudio, se publicará un documento final, que incluirá las conclusiones del análisis y las recomendaciones de la CNMC para asegurar un funcionamiento más competitivo del servicio de los autobuses interurbanos.

Durante 2019, la CNMC ha emprendido varias iniciativas para promover la competencia efectiva en el transporte de pasajeros, como el transporte en vehículos de turismo o en ferrocarril.

Estas actuaciones se enmarcan dentro de nuestro Plan de Actuación para 2019, que en su acción 6.1 incluye el compromiso de elaborar estudios en sectores que afectan directamente al bienestar de los ciudadanos, como es el caso  del transporte de pasajeros en todas sus modalidades.

Acceso a la consulta pública sobre el transporte interurbano de viajeros en autobús (podéis participar hasta el  7 de febrero)

Comparte esta noticia en tus redes
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •