• Exprimir las antenas (por las buenas o por las malas)

     • mayo 12, 2009 • Banda ancha, Telefonía móvil • 2 Comentarios

    0 Flares 0 Flares ×

    Siempre se puede sacar algo más de pasta de dientes. Foto cortesía de pengrin

    Siempre se puede sacar algo más de pasta de dientes. Foto cortesía de pengrin

    ¿Invertir en algo que el consumidor no valora? Es cierto que todos queremos tener acceso a la banda ancha móvil en cualquier lugar y que para eso hacen falta antenas, tener desplegada una red 3G. Pero, ¿tanto se diferencia la red  de un operador de la de sus competidores? Preguntas así se han planteado algunas operadoras que han decidido hacer piña en la inversión en infraestructuras de telefonía móvil para (I) ahorrar costes y (II) poder centrarse en el desarrollo de productos innovadores que sí sean valorados por los consumidores.

    Competir en servicios en vez de hacerlo en infraestructuras, o al menos no tanto como antes. Los últimos acuerdos de este tipo que hemos leído son alianzas voluntarias. Por ejemplo, la de Vodafone y Telefónica o la de Telenor y Tele2, que desplegarán una red conjunta de LTE de alcance nacional en Suecia.

    La consultora Ovum destaca que mientras en redes fijas, los reguladores discuten la conveniencia de la separación funcional, en redes móviles han sido los operadores los que están alcanzando acuerdos voluntarios para invertir y compartir. Ovum también apunta que aunar esfuerzos puede ser el mejor método para lograr el despliegue de las redes de 4G.

    A los acuerdos empresariales voluntarios, se puede sumar también otro por las malas. El regulador francés de telecomunicaciones, Arcep, invitó a los operadores móviles a alcanzar un pacto para compartir sus redes y extender la cobertura 3G. Si antes de final de año los operadores no han llegado a un consenso, el acuerdo será obligado por Arcep. Para mejorar los despliegues de redes móviles, en España la CMT autorizó que los operadores pudieran usar los conductos de Telefónica para conectar sus estaciones base.

    Estas colaboraciones muchas veces se limitan a la compartición de infraestructuras pasivas, que según Arcep, “contribuyen a la protección del medio ambiente minimizando el impacto visual del despliegue de redes radioeléctricas”. En España, el 68,4% de los usuarios tiene la posibilidad de acceder a redes 3G con una velocidad superior a 300 kbps (Informe Anual CMT 2007), aunque en la provincia de Madrid este porcentaje roza el 90%.

    Si te ha interesado esta entrada, quizá también te guste:

    ¿Por qué navegar desde el móvil tiene límites y desde el PC (todavía) no?

    4G: más promesas, más velocidad

    LTE, estrella del MWC

    Share

    2 Respuestas a Exprimir las antenas (por las buenas o por las malas)

    1. Pingback: CMT Blog » MWC 2010: LTE, un año después

    2. Pingback: Ya está aquí la cuarta generación | CMT Blog

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *