La CMT está efectuando un seguimiento de los accesos de banda ancha móvil frente a la evolución del servicio de banda ancha fija. Se trata de estudiar si el auge del acceso a Internet en movilidad podría llegar a convertirse en un futuro en una alternativa real a la conexión fija.

BA fija versus BA móvil, pros y contra en la balanza. Foto en flickr de procsilas

BA fija versus BA móvil, pros y contra en la balanza. Foto en flickr de procsilas

Para ello, la CMT  ha encargado una encuesta que determine, por ejemplo, por qué escogemos un tipo u otro de Internet en casa. Los resultados de esta investigación sobre el grado de sustitución entre los servicios de banda ancha fija y de banda ancha móvil de gran pantalla en el segmento residencial son meramente preliminares y no pretenden, en ningún caso, sustituir ni prejuzgar  la definición del mercado relevante que se realizará a lo largo del próximo año, como ya avanzamos hace unas semanas en nuestro Plan de Actuación.

En España, el número de datacards ya supera  los 3 millones y medio, según la última nota mensual de septiembre de 2011.

Por cierto, que cuando hablamos de banda ancha móvil de gran pantalla en este estudio, nos referimos siempre a la que emplea un módem USB y ordenadores portátiles que tengan incorporada una datacard, y no a los teléfonos con acceso a Intenet. Estos son algunos de los aspectos estudiados:

Situación del mercado de la banda ancha

Según los datos de esta encuesta, a finales de 2010, un 62,2% de los hogares españoles disponía de acceso a Internet. De éstos, un 54% tenía sólamente banda ancha fija (BAF), un 3,8% sólo banda ancha móvil de gran pantalla (BAM) y un 1,7% contaba con ambos accesos a Internet. Por tanto, la BAM aún es minoritaria entre las fórmulas de acceso a Internet en nuestro país.

La encuesta también se ha fijado en la facturación de los servicios de Internet. Así, la gran mayoría de clientes con BAF tiene contratado un paquete de servicios (un 83,8%). Los clientes de BAM, por su parte, contratan en menor medida algún empaquetamiento (un 21,9%).

Si hablamos de la velocidad, según los encuestados, la media de bajada del acceso de BAF era de 8,4MB/s, aunque un 11% de los encuestados desconocía la velocidad de su acceso fijo. En este terreno, las cifras para BAM sorprenden puesto que aquí un 36,4%, es decir, más de un tercio, no tenía idea de la velocidad de su acceso:

 

Velocidad

Fuente: CMT

Sustitución entre acceso fijo y móvil

Según la encuesta, un 62,8% de los hogares con Internet opinaban que el servicio de BAM no era una alternativa real al servicio de BAF. Obviamente, los hogares que solo cuentan con acceso móvil son mucho más favorables a la idea que la BAM sí que es una alternativa a la BAF:

sustitución

Fuente: CMT


 

Si nos referimos a las razones esgrimidas para tener uno u otro acceso, podríamos resumirlo así:

Sólo banda ancha móvil: La mitad de estos hogares aseguran que tener un acceso móvil es suficiente; un 26% de los casos manifestaban no querer contratar una línea fija mientras que otro 24% destacaba la movilidad del acceso.
Sólo banda ancha fija: Estos hogares consideraban mayoritariamente que el acceso móvil era muy caro, de menos velocidad y desconfiaban de la cobertura.
Los dos accesos: Los motivos de los hogares para disponer de los dos tipos de acceso apuntan hacía usos complementarios de los mismos: un 55,1% mencionaban que la BAM les permitía la posibilidad de conexión en cualquier lugar y un 20,5% que les permitía conectarse en su segunda residencia.

Usos y calidad de la banda ancha

En lo referente a los hábitos de uso, la mayor diferencia se encuentra en que los hogares tienen una mayor propensión a estar permanentemente conectados al acceso de BAF, especialmente en el caso en que el hogar tiene los dos tipos de acceso:

 

uso

Fuente: CMT

En cuanto a los tipos de uso,  los hogares usan mayoritariamente los dos tipos de acceso para acceder a su correo electrónico o para buscar información en Internet. En cambio, para  las descargas de películas y videos se utilizan con más intensidad los accesos fijos que las conexiones móviles.

Si hablamos de la calidad percibida del servicio por el usuario final, el acceso móvil puntúa algo por debajo del acceso fijo:

 

calidad

Fuente: CMT

Antecedentes

No es la primera vez que la CMT estudia la evolución de la banda ancha móvil y la potencial equivalencia de este servicio con el acceso a Internet a través de ADSL o de cable. A finales de 2008 concluimos que (en ese momento) los productos de banda ancha móvil no podían  considerarse como sustitutivos de los fijos desde la óptica regulatoria.

En 2009, el regulador de Austria decidió que allí las conexiones fijas ( DSL o cable) eran sustitutas de las de móvil en el mercado residencial. Demostró que había competencia y se levantaron las obligaciones del ex monopolio de alquilar su red a determinado precio a los rivales para que éstos pudieran revender ADSL.

Acceso al Informe sobre el grado de sustitución entre la banda ancha fija y la banda ancha móvil

Comparte esta noticia en tus redes
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •