Algunas empresas se habían interesado, pero sólo Microsoft puso el dinero encima de la mesa y se hizo con la codiciada Skype. Sobre esta compra hemos leído mucho estos días. Aquí van las claves de la adquisición de la empresa de VoIP que mejor sabe agitar al sector:

 

Tweet de Robert Scoble sobre Microsoft y Skype

Tweet de Robert Scoble

El tweet

Entre las reacciones, una de las más esperadas era la de uno de los bloggers tecnológicos más influyentes (y extrabajador de Microsoft, para más inri): Robert Scoble. “Para mí es irónico ver a Microsoft comprando a Skype. Cuando trabajaba allí, los ejecutivos me dijeron que no tenía suficiente valor de mercado para comprarla”, dijo en Twitter.

La cifra

Los 5.900 millones de euros que va a pagar (sí, en efectivo) Microsoft por Skype es la compra más cara de su historia. Ebay, que en su día compró Skype, no supo muy bien qué hacer con ella y se vendió un porcentaje con pérdidas. Al final, gracias a Microsoft conseguirá unos beneficios de casi 1.000 millones.

La pregunta

¿Está sobrevalorada Skype? Es una compañía muy popular entre los consumidores con un servicio muy útil y apreciado, pero… Skype aún no es rentable. El año pasado perdió casi 5 millones de euros. Así que los analistas no se ponen muy de acuerdo en si Microsoft ha pagado demasiado o el futuro de la compañía lo merece.

Bonus: A Techcrunch esta compra les genera otro interrogante: “¿Estamos ante una importante amenaza o ante una birria gigante?”.

La frase

La pronunció Steve Ballmer, consejero delegado de Microsoft, en la rueda de prensa conjunta que dio con el consejero delegado de Skype: “[Esta compra] permitirá a Microsoft ser más ambiciosa, hacer más cosas”.

También aprovechó para tranquilizar a los inversores (Ballmer espera empezar a ganar dinero con Skype en un año) y a los usuarios (Skype seguirá estando disponible para otras plataformas, léase los móviles de Apple y Google).

El dardo envenenado

Según Steve Ballmer, Microsoft no sólo ha comprado una compañía, ha comprado un verbo: “to skype”. Ése fue el dardo envenenado que lanzó a Google (sin citarlos en ningún momento), cuya marca también se ha convertido en verbo de referencia, en especial para los amantes del egosurfing.

El vídeo

Los del Wall Street Journal debaten sobre cómo piensa hacer dinero Microsoft de una compañía no rentable.

La conexión europea

Los fundadores de Skype son europeos, la empresa tiene sede en Luxemburgo y desarrolladores en Estonia (“tan buenos como cualquiera en Silicon Valley”, en palabras del fundador de Netscape).

Además, la comisaria europea Neelie Kroes tiene en su punto de mira a las operadoras que puedan bloquear servicios de VoIP como el de Skype. Sin embargo, con esta compra algunos han lamentado que el continente pierda a su «Google europeo”.

El cuento de hadas

El periodista Antonio Lorenzo ve en Skype a la cenicienta que se ha convertido en princesa, aunque algunos se empeñen más bien en ver una calabaza. Pero en este cuento también hay sitio para bellas durmientes: las operadoras de telecos, según un artículo de Ramón Muñoz en El País.

Cuando se planteó salir a Bolsa, en el folleto para el regulador bursátil Skype recalcó que “los operadores pueden ser reticentes a permitir el uso de nuestros servicios en sus móviles porque les preocupa que canibalicemos su negocio. Ya hemos encontrado estas reticencias». Cada llamada que se hace a través del software de Skype es dinero que dejan de ingresar los operadores (a pesar de que sus clientes pagan por las tarifas de datos).

Además, a Skype no se la considera un operador de telecomunicaciones pero «si algún país considerase que nuestro negocio debe ser regulado, eso incrementaría nuestros costes significativamente».

Con un sistema operativo para móviles propio y, tras el acuerdo con Nokia, Microsoft logra con Skype la pata que le faltaba para entrar en el negocio de las telecos.

Los ganadores y perdedores

Como en toda operación de negocios, hay vencedores y vencidos. Business Insider se fija en los dos.

 

Ganadores y perdedores del acuerdo, en Business Insider

Ganadores y perdedores del acuerdo, en Business Insider

La anécdota

¿Por qué Google no compró Skype cuando pudo hacerlo? Según Wesley Chan, que se encarga del negocio de Google Voice, estuvieron a punto de hacerlo. Pero Skype, con su tecnología P2P no encajaba en la estrategia de Google, que estaba apostando por el cloud computing. Comprar Skype significaba reprogramar el software entero.

En la reunión decisiva sobre la compra, uno de los fundadores de Google, Sergey Brin, interrumpió y dijo:

«¿Quien se va a pasar todos estos meses volando a Europa? (Nadie se ofreció) ¿Cuánto va a tardar el gobierno en darnos el visto bueno? ¿Por qué querríamos asumir un riesgo así? Tenemos desarrolladores, tenemos a los usuarios, tenemos millones de usuarios de Gmail. ¿Por qué querríamos a Skype? Esto es la mierda más estúpida que he visto».

Y se marchó de la sala.

Comparte esta noticia en tus redes
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •