La semana pasada saltaba la polémica (y nos hicimos eco en Conexión a Internet, rauda… ¿y veloz?) por un estudio de Akamai que acusaba al iPhone de provocar una caída del  24% en la velocidad de la banda ancha móvil en Corea del sur. No han tardado en aparecer opiniones a favor y en contra de esta acusación.

Estadísticas de banda ancha

Otra forma de comunicarse con el mundo. Foto cortesía de Oskay

La red de distribución de datos de Akamai se encarga de duplicar y almacenar el contenido del servidor de sus clientes (como por ejemplo Apple) en sus propios servidores. Así, cuando un usuario de Internet quiere acceder a un contenido (música del Itunes) todo o parte es descargado desde sus servidores.

El analista Paul Budde, experto en mercados asiáticos de telecomunicaciones, señala en uno de sus posts que la expansión de la banda ancha móvil, impulsada por la aparición de dispositivos inteligentes como el Iphone,  ha disparado el número de usuarios y  las redes móviles  se han saturado al no estar preparadas para soportar rápidos aumentos de tráfico de datos. Asimismo, añade que Corea del Sur y Australia (en menor medida), son sólo una muestra de los países que se verán afectados por este fenómeno en los próximos años.

Budde aprovecha el dato de Corea del Sur para criticar la política de algunos operadores móviles, a quienes acusa no sólo de tener una infraestructura claramente insuficiente en las redes troncales, sino de suprimir artificialmente la demanda de aplicaciones móviles ofreciendo a sus clientes unos portales de acceso a servicios de Internet muy poco atractivos. «El iPhone rompió el mercado, lo abrió y los operadores móviles ya no lo controla. Ahora tienen dificultades para seguir el ritmo de la explosión y, tal y como hemos visto en Corea, les está resultando difícil.

Entre los que no secundan esta tesis se encuentra el diario online The Inquirer, que apunta en un artículo que el estudio de Akamai distorsiona la realidad al acusar al Iphone de la disminución de la velocidad media de conexión en Corea. The Inquirer argumenta que Corea del Sur, no tan sólo sigue siendo el líder absoluto en conectividad (11, 7 Mbps de media, un 36% superior al segundo Hong Kong), sino que la propia Akamai reconoce en su estudio que las conexiones a a través de banda ancha móvil representan una fracción muy pequeña en comparación con la fija. The Inquirer, por lo tanto, concluye que si esto es así, el efecto del iPhone atribuido por Akamai sobre la red del operador coreano en cuestión está sobreestimado.

Ars Technica, también se hizo eco del informe de Akamai, y se mostró irónica con la bajada de la velocidad media en Corea y el supuesto efecto del móvil de Apple: «esto supone… amuchos iPhones lentos (bueno,  o al menos un servicio lento sobre el IPhone)», apuntaba el prestigioso portal de tecnología.

El artículo de The Inquirer también menciona otras supuestas imprecisiones del informe de Akamai. Así cuestiona que los datos puedan ser interpretados como una instantánea del Estado de Internet, ya que a su juicio son «más bien como el resultado del rendimiento de los servidores de Akamai desplegados en diferentes países». The Inquirer destaca el hecho de que no se especifique la velocidad de bajada y de subida, obviando así al importante volumen de transferencia de datos que  suponen el intercambio de archivos Peer-to-peer o los juegos en red.

Cerramos el post recordando los datos las velocidades medias de banda ancha de diferentes operadores móviles que Akamai  publicó hace unos días. Como podréis ver los nombre reales de los operadores parecen bajo un código.

Velocidad de las conexiones de banda ancha móvil (clic para ampliar). Fuente: Akamai

Velocidad de las conexiones de banda ancha móvil (clic para ampliar). Fuente: Akamai

Comparte esta noticia en tus redes
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •