• El dividendo digital y los 50.000 millones de euros

     • agosto 10, 2009 • Banda ancha, Instituciones • 1 Comentario

    0 Flares 0 Flares ×
    Cerdito feliz... Foto de nikkinoguer

    ¿Se nos quedará pequeña?... Foto de nikkinoguer

    En tiempos de crisis siempre animan las buenas cifras por eso no hemos querido obviar que según Bruselas, el dividendo digital podría generar beneficios para la UE de entre 20.000 y 50.000 millones de euros de aquí a 2015, y después, de otros 30.000 millones. Los cálculos del beneficio para España tampoco se quedan cortos: el valor incremental de la utilización del dividendo se estima entre 12.000 y 16.000 millones de euros, el equivalente al 1,5 % del PIB.

    Cifras similares ya aparecían en otro estudio realizado por la empresa Spectrum Value Partners hace unos meses.  El calculo de los beneficios económicos potenciales se deriva del hecho de que un mismo equipo pudiera operar en las mismas frecuencias en toda la UE, ya que se crearían economías de escala para los fabricantes de equipos y disminuirían los precios, lo que a su vez estimularía la demanda de los consumidores y haría que estos servicios resultaran más accesibles. A las operadoras de telefonía móvil las mejoras en propagación y cobertura les permitirían cubrir grandes áreas geográficas con menos estaciones base. Es decir, llegarían a más clientes, a los que además prestarían servicios de banda ancha móvil mucho más baratos, ya que no se verían obligadas a invertir tanto dinero en infraestructuras.

    Para coordinar la gestión del espectro radioeléctrico liberado tras el paso de la televisión analógica a la digital en el 2012, la Comisión Europea lanzaba hace unas semanas una consulta pública. Hasta el próximo 4 de septiembre puedes opinar. Bajo el título de «Transforming the digital dividend opportunity into social benefits and economic growth in Europe», la CE  propone una buena coordinación entre países para aprovechar lo que denomina una oportunidad única que permita destinar el espectro a servicios de consumo de masas, como la televisión o la banda ancha móvil, con unos potenciales económicos muy importantes.

    Un ejemplo de buena coordinación en este tema es la que llevan los países del mar Báltico (Dinamarca, Estonia, Finlandia, Alemania, Letonia, Lituania, Polonia, Rusia y Suecia). Allí ya hace meses que trabajan para unificar criterios en la asignación del espectro. Y es que el reparto resulta de particular importancia en la región báltica donde la densidad de población es normalmente inferior a otras partes de Europa y puede solucionar la extensión de la banda ancha móvil en las áreas rurales.

    La televisión analógica ocupaba un amplio segmento del espectro radioeléctrico (la subbanda de frecuencias de 790 a 862 MHz), pero, como la digital lo utiliza con una eficiencia muy superior, va quedando espectro libre para nuevos usos. El «dividendo digital»  resulta muy atractivo, ya que en esta gama de frecuencias las señales viajan a larga distancia. El espectro radioeléctrico liberado permite transmitir datos a grandes distancias y a través de las fronteras, por lo que las decisiones que se tomen en un Estado miembro repercutirán en zonas situadas a cientos de kilómetros. Para la CE, la coordinación es vital para que este recurso se utilice con la máxima eficiencia.

    Países como Alemania, Finlandia, Luxemburgo, Suecia, Países Bajos, Bélgica y amplias zonas de Austria han abandonado ya las transmisiones de televisión terrestre analógica, y los demás países de la UE harán lo mismo de aquí a 2012 . En España, el proceso se cerrará en el 2010. Por ello, la CE insta a que todo este cambio  se realice de manera urgente.

    En nuestro país,  el ministerio de Industria presentó hace unas semanas el plan que establece que, en una primera fase, tras el cese de las emisiones en analógico, las televisiones emplearán básicamente las frecuencias que actualmente se están utilizando para difusión de televisión (en analógico y en digital), con el objeto de reducir en lo posible el impacto sobre los usuarios.  Pero en una segunda fase, habrá una reasignación de frecuencias de manera que a partir del 1 de enero de 2015, la subbanda de frecuencias de 790 a 862 MHz queda reservada de manera íntegra para otros usos y servicios como los de banda ancha en movilidad. Redtel ya ha pedido que se adelante esta fecha, para no quedar rezagados con respecto a Europa.

    Si te interesa este tema, puedes consultar otras entradas de este blog:

    4G: más promesas, más velocidad

    ¿Con qué frecuencia?

    Share

    Una respuesta a El dividendo digital y los 50.000 millones de euros

    1. agosto 11, 2009 at 4:36

      La coordinación armónica en la gestión del espectro es el punto clave para lograr sacar el mayor provecho del dividendo digital. Esta es la ventaja que tiene Estados Unidos, que al obedecer a un régimen federal, en lo que perfectamente podría dividirse en pequeños Estados; toman decisiones vinculantes que benefician no sólo las economías de escala, sino la fuerte demanda en los mercados.

      Ocupar el dividendo digital con más televisión sin un estudio previo de impacto y sostenibilidad, podría llevar a la canibalización del servicio, y a perder la oportunidad de fortalecer los servicios móviles de acceso a Internet. Servicios que como lo demostró el caso estadounidense, ofrecen un sustancioso ingreso para los Estados que lo ofrecen en concesión.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *