«Es demasiado fácil robar un móvil y venderlo en el mercado negro. Pero este plan lo va a hacer mucho más complicado». Quien lo dice es el presidente del regulador de telecomunicaciones en EEUU y el plan al que se refiere es la creación de una base de datos, compartida por los operadores móviles, de móviles robados. El objetivo es que un móvil robado quede bloqueado y no se pueda volver a usar con ninguna otra compañía.

Móviles robados, bloqueados por IMEI

Los ladrones visten a rayas. Estos son los dibujos que alertan de robos en el metro de Barcelona


Los dispositivos electrónicos son los objetos más sustraídos, incluso por delante del dinero en efectivo, según los números que maneja el departamento de Policía de Nueva York. Y hasta ahora, las compañías de móvil de EEUU no registraban qué móviles habían sido robados; o, si lo hacían, no compartían esa información con el resto de operadoras. Así que el mercado de móviles de 2ª mano robados se había convertido en un lucrativo negocio.

La clave está en el IMEI

Cada teléfono móvil tienen un número único que lo identifica, el IMEI (hablamos sobre esto en «Los otros números de móvil«). Conociendo el IMEI, un operador puede bloquear ese teléfono y dejarlo inutilizable. Y un móvil con un IMEI que aparezca en la «lista negra» de móviles robados ya no podrá volver a usarse con ninguna otra operadora.
Las bases de datos de IMEI ya existen en otros países europeos, como la gestionada por la GSMA, o en países como Australia. Y aunque no han acabado con el robo de smartphones, sí que se ha reducido su número.

Más allá de el IMEI

Pero como ningún sistema es perfecto, la base de datos de teléfonos robados también tiene algunos inconvenientes:
1) El ladrón puede cambiar el IMEI del teléfono robado para devolverlo a la vida. En este aspecto, los legisladores de EEUU están trabajando para que esta acción se tipifique como delito.
«Nuestra meta es hacer que un móvil robado sea tan inútil como una cartera vacía», ha dicho el senador Charles E. Schumer, que impulsa esta nueva normativa.
 
2) No todos los móviles robados en EEUU se quedan en EEUU. Muchos viajan a países donde no existe este registro de IMEIs bloqueadas y los móviles se podrían seguir usando allí.
La FCC está trabajando para incorporar más países a su plan y compartir las bases de datos.
 
3) Además del disgusto por el móvil robado, el usuario puede perder información personal que tuviera guardada en el smartphone.
Los operadores de EEUU se han comprometido a instalar sistemas para proteger estos datos, como contraseñas que bloqueen el acceso a la información. Además, harán campañas de concienciación a sus clientes para que estos sepan cómo proteger sus datos y recuperarlos en caso de robos.
 
En Canadá, los operadores móviles también se han aliado para crear una base de datos de móviles robados similar a la de EEUU. En este caso, se prevé que esté lista en septiembre de 2013.

Comparte esta noticia en tus redes
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •