Que levante la mano el que tenga una femtocelda en casa. A pesar de haber más de 2,3 millones de femtoceldas por el mundo, las femtoceldas no han sido la revolución que se esperaba. Muchos no sabrán ni lo que son.

La cara B del wifi: las femtoceldas

Las femtoceldas, siempre relegadas a la cara B. Foto cortesía de Nils Geylen

Las femtoceldas se empezaron a promocionar como unos aparatos que te permitían mejorar la cobertura del móvil dentro de casa, a cambio de unos 10 ó 15 euros al mes en España (Movistar, Vodafone). Para usarlas, es necesario tener banda ancha fija en casa y la femtocelda utiliza esa conexión para dar cobertura 3G.

No calaron. Como dijo un lector de Bandaancha.eu, “hay una solución para aumentar la cobertura todavía mejor que las femtoceldas: pásate a otra compañía. ¡Y encima gratis, oiga!”.

La cuota mensual que hay que pagar y, sobre todo, la alternativa del wifi son razones apuntadas para explicar por qué las femtoceldas no se han hecho un hueco en los hogares. Tablets, smartphones… casi todos los dispositivos con 3G que hay en una casa cuentan también con wifi. Así que… para qué una femtocelda.

Bien entendidas, las femtoceldas podían ser una buena solución para que las operadoras hagan offloading y descarguen su red de móvil (Hablamos de esto hace poco en “El wifi, futuro escudero de internet en el móvil”). Pero, una vez más, el wifi se reveló cómo la alternativa más barata para hacer offloading y les pasó por delante a las femtoceldas.

Las femtoceldas se van de casa

Poco apreciadas en el hogar, las femtoceldas han tenido que buscar otras salidas. “Este año el mercado de las femtoceldas se va a dividir claramente en estos segmentos: consumidores, empresas y espacios públicos rurales y urbanos”, vaticinan en la consultora Infonetics.

  • Empresas: según datos de esta consultora, el 61% de operadores encuestados ofrece a las empresas femtoceldas para mejorar la cobertura dentro de los edificios.
  • La ciudad: los operadores que despliegan femtoceldas en espacios públicos para mejorar su cobertura pasará del 28% en 2011 hasta el 44% este año. Las operadoras están instalando femtoceldas sobre todo en centros comerciales, aerpuertos, edificios públicos… Aunque la propia consultora ya avisa de que el wifi podría ser, una vez más,  el que estrangulara a este mercado.
  • Las zonas rurales: las quejas por la mala cobertura de móvil pueden ser habituales en las zonas rurales. Por eso, en el Reino Unido Vodafone ha lanzado un programa piloto para instalar femtoceldas en estas zonas del país con una pobre cobertura. A lo largo de 2012 colocará femtoceldas en los postes de teléfono de BT y en las cabinas.
Comparte esta noticia en tus redes
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •