En Alemania, las compañías de telecomunicaciones y las Administraciones pueden acceder a un registro de las infraestructuras de otras empresas de telecos, agua, gas, electricidad para realizar despliegues de banda ancha. Son datos sobre fibra óptica, antenas, conductos, mástiles, etc.

Infraestructura que tiene dueño. Foto cortesía de Amio Cajander

Infraestructura que tiene dueño. Foto cortesía de Amio Cajander

Lo novedoso del caso de Alemania es que la información sobre este tipo de infraestructuras la ofrecen empresas que no son del gremio de las telecos y, además, lo hacen voluntariamente.

Se calcula que una compañía de telecos si utiliza los conductos, postes o canalizaciones ya desplegados por otra compañía para tender una red de banda ancha puede ahorrarse hasta un 70% de la inversión que supone crear la red desde el principio.

El sistema en el que están volcados los entresijos de las infraestructuras de las utilities alemanas se llama Atlas. Estas son sus características:

  • BNnetzA (la CMT alemana) se encarga de gestionar la base de datos.
  • Las compañías que ofrecen información sobre sus infraestructuras lo hacen voluntariamente. A diferencia de lo que ocurre en Portugal, donde empresas de gas, eléctricidad, de agua o de carreteras están obligadas a facilitar información sobre sus infraestructuras susceptibles de albergar despliegues de fibra óptica.
  • Unas 160 compañías de distintos sectores ya han participado voluntariamente en el suministro de información a Atlas.
  • Las administraciones locales, sobre todo de zonas rurales, son las que más demandan el acceso a estos datos para completar sus proyectos de banda ancha. Entre otras, las de Sajonia, Waden-Württemberg y Norte del Rhin (Westfalia).
  • En total, a finales de 2010, 291 autoridades locales habían solicitado utilizar la base de datos Atlas.
  • De media a cada solicitante se le da información de unas ocho compañías que disponen de infraestructura que puede ser reutilizada para despliegues de banda ancha.
  • Benetza considera que uno de los  motivos por los que nació Atlas: fomentar el despliegue de redes de banda ancha en las zonas rurales de Alemania, se está cumpliendo, ya que la mayoría de las solicitudes procede de administraciones de zonas rurales.
  • Las peticiones que se habían hecho hasta finales de 2010 efectaban a un área de unos 12.500 habitantes, principalmente de zonas rurales.
conductos_alemania

Zonas en las que la información sobre infraestrucuturas. Fuente Benetza

Así concibe Benetza su atlas de infraestructuras

Así concibe Benetza su Atlas de infraestructuras. Fuente: Benetza

En Alemania, al igual que sucede en España con Telefónica, Deutsche Telekom, como operador histórico, está obligado a facilitar el acceso a sus conductos a los operadores alternativos que quieran desplegar fibra óptica. La novedad del sistema Atlas es que son operadores de otros sectores (agua, gas, electricidad…) los que dan información voluntariamente de infraestructura para fomentar los despliegues de banda ancha.

En Portugal, existe una herramienta similar. Se trata del  Servicio de Información Centralizado (SIC) que contiene la información de las infraestructuras susceptibles de albergar redes de comunicaciones de cualquier agente. También la gestiona el regulador (Anacom) pero allí el suministro de información es obligatorio. El Gobierno aprobó un Real Decreto con esta obligación.

En España los operadores de telecos que quieren reutilizar infraestructura de agentes de otros sectores pueden hacerlo mediante acuerdos privados con ellos. Por ejemplo, Adif, a través de su infraestructura ferroviaria, ofrece alquiler de fibra oscura a operadores de telecos. También lo hacen algunas eléctricas. A finales de 2010, según los datos del Informe Anual de la CMT, Adif contaba con 13.689 kilómetros de fibra oscura y Red Eléctrica Internacional con 13.445.

fibra_oscura_España

Fibra oscura en España. Fuente: IA 2010 CMT

Comparte esta noticia en tus redes
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •