Google lo bautizó como un wifi embutido de esteroides. Otros le llaman súper wifi. Las dos son magníficas etiquetas que invitan a hacer click, a imaginarse un mundo sin cables y con Internet a toda velocidad.

La FCC libera los white spaces. Súper wifi hotspot

Súper wifi hotspot. Cortesía de mrflip

La FCC anunció a finales de la semana pasada que liberaba, para el uso común, una parte de los llamados ‘espacios en blanco’ o white spaces: el espectro vacante entre frecuencias asignadas, principalmente, a operadoras de televisión. El regulador estadounidense considera que con esta acción “se abren las puertas para que surjan nuevas industrias, se creen nuevos empleos y se potencie la inversión y la innovación”. Ante una declaración de objetivos como esa y el potencial del apelativo “súper wifi” ¿quién puede resistirse?

La decisión (por unanimidad) de la FCC supone una victoria para la industria tecnológica estadounidense, que podrá utilizar este espectro liberado para ofrecer nuevos servicios sobre redes inalámbricas (y de una forma mucho más económica que si lo hiciera a través de las redes de los operadores con licencia de uso del espectro). También es un paso más en el cumplimiento del Broadband Plan, en el que el regulador estadounidense se comprometía a racionalizar el uso del espectro y acercar la banda ancha a toda la población usando las tecnologías móviles.

De los esteroides al White-Fi

Los ingenieros de telecos patrios suelen referirse a los white spaces como bandas de guarda, zonas de guarda o intervalos de guarda. Se trata de una especie de colchón o espacio de seguridad cuya finalidad es proteger de interferencias a los asignatarios de las frecuencias cercanas. Según podemos leer en Wikitel, “dichas bandas de guarda deberán ser lo suficientemente amplias como para proteger a las emisiones vecinas de interferencias entre sí. Al mismo tiempo, dedicar demasiado espectro a estas bandas vacías entra en conflicto con la eficiencia en el uso del mismo.”

Más que la velocidad (que será más alta pero de momento no se espera que sobrepase los 20Mbs), el punto fuerte del wifi con esteroides es el área que puede abarcar. Así, mientras que el wifi que todos  conocemos alcanza, como mucho, unas decenas de metros, gracias al espectro liberado que propone la FCC el área de cobertura del súper wifi podría llegar a varias decenas de kilómetros. Esto es así porque esos white spaces están dentro de las bandas de entre 50MHz y 700MHz (con frecuencias inferiores a los 2,4Ghz del wifi actual) que sortean mejor los obstáculos físicos.

Como suele suceder con las decisiones regulatorias, la alegría va por barrios. El anuncio de la FCC ha generado aplausos por parte de las compañías tecnológicas, descontentos en el lobby de las televisiones y los grandes eventos deportivos, y algo de escepticismo en las telefónicas.

Las compañías tecnológicas, encabezadas por Google y Microsoft han alabado la decisión de la FCC. Ésta última tiene una prueba piloto y ha abierto una plataforma de investigación para ver hasta dónde puede desarrollar servicios y aplicaciones de lo que Microsoft ya denomina White-Fi. En otras zonas de EE UU existen también proyectos con el foco en los white spaces, como el de la ciudad de Wilmington en Carolina del Norte, que utiliza esta tecnología para estudiar las condiciones de las zonas pantanosas que rodean la localidad, o el acceso a Internet de banda ancha que disfrutan los ciudadanos de Claudville, un pueblo alejado y montañoso de Virgina donde apenas había conexión telefónica.

Televisiones y telefónicas

Las televisiones, parte de la industria del entretenimiento (espectáculos) y fabricantes de aparatos electrónicos (como micrófonos o microondas) han mantenido desde el inicio del debate -hace ya más de tres años- que la utilización de los white spaces puede provocar interferencias. Así la National Association of Broadcasters, emitió el jueves pasado un comunicado en el que señaló que revisaría los detalles de esta decisión, un claro aviso de que no está dispuesta a aceptar una normativa técnica que ponga en peligro los intereses de sus socios.

Precisamente, las especificaciones técnicas del uso de los white spaces no están aún claras y son el campo de batalla de tecnológicas y televisiones. Para que el wifi con esteroides pase de ser un invento de laboratorio a una cosa real es necesario que los routers White-Fi detecten las transmisiones locales de televisión y micrófonos inalámbricos con el fin de evitar las interferencias. Ello exige o bien una base de datos de geolocalización de esas retransmisiones, o en el caso de los micrófonos inalámbricos (que no está registrados en ninguna base de datos) que se les asignarían dos canales que pudieran acomodar entre 12 y 16 micros. Las compañías tecnológicas demandan un desarrollo técnico flexible, que no encarezca la fabricación de hardware y la puesta en marcha de servicios. Las televisiones y los fabricantes de micros, total seguridad para evitar interferencias

Por su parte, y según cuenta Politico.com, CTIA, el lobby de las compañías de móviles de EE UU considera un derroche de recursos dar gratis esa parte del espectro, que podía ser empaquetada y subastada.

Ya hablamos en su día de los white spaces:


15 Diciembre 2008

Comparte esta noticia en tus redes
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •