Hasta ahora, si un cliente no tenía línea de teléfono y quería darse de alta en una oferta de banda ancha, tenía varias opciones: llamar a Telefónica y empezar a navegar en menos de una semana o llamar a un operador alternativo y esperar como mínimo un mes. (Dejamos de lado a los cableros, que no utilizan la red de Telefónica y, por tanto, tienen sus propios plazos).

Seattle Municipal Archives

Las telecos siguen evolucionando. Foto: Seattle Municipal Archives

El operador alternativo, si no estaba coubicado en la central, tenía que solicitarle primero a Telefónica que diera de alta una nueva línea y luego, solicitar el acceso indirecto o la desagregación compartida del bucle para poder ofrecer a su nuevo cliente la banda ancha. Si se suman los plazos de los dos procesos, esa persona no podría empezar a navegar, como mínimo, hasta en 30 días laborables, o 45 días naturales.

Por eso, la CMT ha aprobado una resolución que obliga a Telefónica a ofrecer a los operadores alternativos los dos procesos mayoristas (alta de línea y acceso indirecto/bucle desagregado compartido) de forma simultánea. Esto permitirá reducir los días de espera y, puesto que la CMT ha tenido presente “la reconocida eficiencia que Telefónica exhibe en las altas de sus servicios minoristas”, la Comisión ha decidido reducir el plazo total hasta los 12 días laborables.

Telefónica tiene ahora 5 meses de plazo para poner en marcha este nuevo procedimiento.

Comparte esta noticia en tus redes
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •