• Las aplicaciones, bonitas pero derrochonas

     • febrero 7, 2012 • Telefonía móvil • 8 Comentarios

    0 Flares 0 Flares ×

    Las aplicaciones, por ejemplo la de los medios de comunicación, son más bonitas, divertidas y sofisticadas que la página a la que accedemos por nuestro navegador. Están adaptadas a nuestro teléfono, nos ofrecen las secciones al alcance de un toque… Pero, ¿cuánto ancho de banda consumen?

    Las aplicLas aplicaciones son más divertidas, pero necesitan más megas. Foto cortesía de Stéfan

    Las aplicaciones son más divertidas, pero necesitan más megas. Foto cortesía de Stéfan

    En algunos casos, consumen más, mucho más que el navegador. Algo que hay que tener en cuenta si pagamos por megabyte o tenemos una tarifa de datos limitada.

    Con un sencillo experimento, se ha demostrado que lanzar la aplicación del The Wall Street Journal consume 21 veces más datos que acceder a los mismos titulares a través de la web. La aplicación necesita descargar 49 megabytes, en cambio el navegador tan solo 2,2MB. En la misma dirección, la aplicación de The Weather Channel consume siete veces más que el navegador, 7MB contra 0,9MB.

    Este examen se ha realizado utilizando un iPad y un PC con Internet Explorer. Desde el punto de vista de los navegadores, Safari en el iPad e IE en el PC mostraban un consumo similar. Algo superior Safari, pero no significativo. En cambio, ha sido al compararlos con las aplicaciones cuando las diferencias se han disparado. El mismo test se ha realizado varias veces durante una semana, y los resultados no han variado.

    Tiempo en EE. UU. con aplicaciones y con el navegador. Fuente: Flurry Analytics

    Tiempo en EE. UU. con aplicaciones y con el navegador. Fuente: Flurry Analytics

    El consumo de las aplicaciones puede tener un impacto significativo en nuestra tarifa de datos, sobre todo si tenemos en cuenta que los norteamericanos ya pasan más tiempo con estos programas que con el navegador del móvil. Según un estudio de Flurry, una empresa que recoge datos enviados por los terminales, en diciembre de 2011, de media, los estadounidenses utilizaron aplicaciones durante 94 minutos diarios y en cambio el navegador durante 72 minutos. Así que os damos unos cuantos consejos para controlar el consumo de datos que realizan vuestras aplicaciones.

    MONITORIZAR EL CONSUMO

    Determinar cuáles son los procesos que más datos consumen en nuestro teléfono puede ser muy útil para decidir si consultar cierta información mediante el navegador en lugar de lanzar una aplicación.

    Desde el iPhone, para conocer los datos totales consumidos sobre la línea de banda ancha móvil, puedes acceder a un contador que incluye el propio terminal. Puedes encontrarlo en: Ajustes – General – Uso. Adicionalmente, hay aplicaciones en la App Store que indican también el tráfico sobre Wi-Fi. De esta manera, podemos saber el consumo generado por una aplicación al calcular la diferencia entre los datos de consumo totales antes y después de abrirla.

    En Android existen varias aplicaciones gratuitas para monitorizar el tráfico. En este caso, es más fácil mantener un control exhaustivo, ya que normalmente se indica el consumo de cada aplicación, ordenado de mayor a menor. También se registra el tráfico total tanto en red móvil como en Wi-Fi.

    Podemos descubrir qué aplicaciones consumen más datos. Fuente: My Data Manager Free

    Podemos descubrir qué aplicaciones consumen más datos. Fuente: My Data Manager Free

    Si queremos comparar el tráfico de las aplicaciones con el de un navegador de PC, podemos hacerlo por ejemplo a través de un servicio como el de Pingdom Tools, que determina el peso de una página web. Para saber cuanto descarga concretamente nuestro navegador (ya que algunas páginas están parcialmente guardas en la caché), podemos hacerlo en Firefox con PageSpeed (que necesita FireBug). El total de datos descargados nos aparece, tras pulsar F12, al final de la lista de la pestaña Resources.

    DESACTIVAR ACTUALIZACIONES Y AVISOS

    Además del consumo puntual que una aplicación pueda realizar al lanzarse, muchas de ellas continúan generando tráfico mediante actualizaciones cuando están abiertas o notificaciones cuando creemos haberlas cerrado. En general, podemos desactivar las actualizaciones y avisos en el menú de configuración de la propia aplicación. En el iPhone, se pueden desactivar las notificaciones de tipo push en Ajustes – Notificaciones.

    LA PUBLICIDAD

    Una manera que tienen los programadores de financiar sus apliaciones gratuitas es mediante anuncios integrados. Sin embargo, estos anuncios consumen datos adicionales a los de la propia aplicación, ya que requieren conexiones frecuentes a un servidor de publicidad. Por tanto, si existe la posibilidad, es aconsejable decantarse por soluciones con menos anuncios para disminuir el consumo de datos. También hay maneras de eliminar a la fuerza esta publicidad, pero podría comprometer la garantía del terminal.