Nokia ha mirado hacia el 2020 y ha visto un paisaje en el que habrá portátiles, smartphones y máquinas conectadas a internet y saturando la red de telefonía móvil. Hasta aquí nada nuevo.

La explosión de datos vendrá por el aire

La explosión de datos vendrá por el aire. Foto cortesía de oinonio

Está claro que las operadoras necesitarán incrementar la capacidad de sus redes inalámbricas. La mala noticia es que los ingresos hasta 2020 no van a crecer a un ritmo suficiente como para cubrir la inversión necesaria, según la compañía.

Así que no queda otra que aumentar el despliegue de redes a la vez que tratar de disminuir el coste por cada mega.

Nokia Siemens Networks (NSN) plantea su fórmula para esta paradoja: «Multiplicar por 1.000 la capacidad de la red y reducir por 1.000 los costes»

Aumentar la capacidad de la red

Que las compañías logren gestionar la avalancha de tráfico pasará por lo bien que sepan combinar estos 3 factores:

  • Más antenas: «tendrán que coexistir redes heterogéneas con macro celdas; pequeñas, micro y pico celdas; y hotspots wifi».
  • Más espectro:  «la cantidad de espectro disponible para la banda ancha móvil se multiplicará por 10, pero hará falta mucha coordinación internacional para lograr ese objetivo».
  • Más eficiencia: optimizar la interferencia entre celdas es necesario para incrementar la eficiencia de las redes.
Espectro disponible esperado para banda ancha móvil. Fuente: Nokia Siemens Networks

Espectro disponible esperado para banda ancha móvil. Fuente: Nokia Siemens Networks

Reducir costes

La cara B del despliegue de red es cómo hacerlo y reducir costes a la vez. Para Nokia, estas son las claves:

  • Más ancho de banda por estación base:  «una manera de lograr menores costes es dar más capacidad con antenas más pequeñas».
  • Más eficiencia espectral
  • Estaciones base más pequeñas: «hay que bajar los costes de operaciones con menores costes de transporte, de configuración y de optimización».
Comparte esta noticia en tus redes
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •