En 1988 en Ontario, se puso en marcha un proyecto para que los ciudadanos pudieran comprar electricidad con una tarjeta de prepago, al estilo de las tarjetas con saldo para los móviles. Todo para impulsar el consumo cada vez más inteligente y controlado y como parte de la estrategia de renovación de las redes de energía.

Múltiples tipos de contadores, por si hay dudas. Foto cortesía de mag3737

Múltiples tipos de contadores, por si hay dudas. Foto cortesía de mag3737

La idea del prepago en la electricidad es simple. Es como comprar gasolina para el coche, pero compras energía para que funcionen los aparatos de tu casa. Y claro, el contador de toda la vida ya no es lo que era. Nos explicamos.

La electricidad de prepago consiste en que dentro de casa el cliente tiene un aparato (contador), en el que inserta su tarjeta prepago, así sabe de cuánto dinero dispone. También sabe la energía que está utilizando en cada momento y lo que gasta cada hora. La tarjeta se carga en diversos puntos (como el móvil). La eléctrica Woodstock Hidro en Ontario habla de que el 25% de los usuarios que utilizan este sistema ahorran entre un 15 y 20% de energía.

Es un ejemplo de cómo lo que ocurre en este sector se puede extrapolar también al consumo de servicios de telecos. Cuando se habla de modernizar la infraestructura y las capacidades de la red, la información que los clientes consumen sobre los recursos de que disponen puede cambiar sustancialmente. En la banda ancha móvil se está empezando a ver un cambio en la información sobre consumo.

Cómo monetizar el LTE

Con la llegada del LTE los operadores renovarán sus redes e invertirán cuantiosas sumas. Los clientes consumirán más datos, nuevos servicios, más aplicaciones y parece lógico pensar que necesitarán más control sobre su consumo. Por eso, una de las formas que los operadores pueden encontrar de monetizar esas inversiones (LTE) está en las aplicaciones de consumo de datos en tiempo real. Al menos, esa es una de las conclusiones a la que llegaron un grupo de expertos reunidos en el forum New Digital Economics Executive Brainstorm & Developer Forum EMEA.

Un ejemplo, Ericsson presentó su aplicación Broadband Data «Fuel Gauge», muy similar al medidor de la gasolina que tenemos en el coche. La aplicación permite que los usuarios sepan qué proporción de datos de su tarifa han consumido ya, cuánto les queda disponible y, si tienen una urgencia, comprar datos en el momento y acceder a las promociones que les haga su operador. Eso significa ingresos extras para los operadores que se suman al gasto que ya ha hecho el cliente de su tarifa de datos. También en ese foro se habló de otras fórmulas como cargar por aplicación, hora del día y de cómo usar los planes de datos para vender otros servicios.

Contador de datos. Fuente: Ericcson

Contador de datos. Fuente: Ericcson

Además del control de datos por parte de los usuarios, los expertos también hablaron de compartir las redes entre operadores y de técnicas como el offloading para gestionar los costes del LTE.

Ah, por cierto, a Google también le gustó la idea de que los consumidores controlen su gasto energético, aunque cerró su servicio por falta de demanda. ¿Lanzará una aplicación para que controlemos el consumo de datos de banda ancha?.

Comparte esta noticia en tus redes
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •