“Para el iPhone 5, ¿estáis más interesados en una SIM más pequeña que en una SIM integrada en el teléfono?” Se lo pregunta la periodista al consejero delegado de AT&T y no es una pregunta para técnicos, ni para devotos de Apple. En realidad, la periodista le está preguntando si los operadores están dispuestos a cederle todo el control del usuario a Apple a través de la SIM.

Dejad que se acerquen a mí... Foto cortesía de mark sebastian

Dejad que se acerquen a mí... Foto cortesía de mark sebastian

Mientras el iCloud está siendo diseccionado por los medios, Apple ha logrado que la nube cubra esta otra polémica latente. A finales de año, Gigaom explicaba (citando fuentes de las telecos) que Apple planeaba quitarse de en medio, hasta donde fuera posible, a los operadores móviles. Con una SIM directamente integrada en el futuro iPhone 5, los usuarios podrían comprar el móvil a través de la web y activarlo sin tener que pasar por la tienda de ningún operador. Además podrían tener contratos más cortos o portarse a otro operador sin mayores problemas ni cambios de SIMs.

Apple, una operadora sin serlo. Y sin invertir un solo dólar en desplegar una red de móvil. Según el Financial Times, los operadores se rebelaron ante la perspectiva de cederle a la empresa de Steve Jobs el control de los contratos con sus usuarios y amenazaron con dejar de subvencionar los iPhone (¿cuántos usuarios han comprado un iPhone libre y cuántos lo han conseguido subvencionado a través de una operadora?).

La versión edulcorada de esta historia la relata el CEO de Orange, que cuenta que le dijeron a Apple que lo de la SIM integrada “era una mala idea porque la SIM es una pieza crítica de la seguridad y del proceso de autenticación. Sería muy difícil para una operadora gestionar las relaciones con sus clientes”.

La versión menos edulcorada la cuenta una fuente anónima de los operadores:

«Apple ha tratado de construir una relación más cercana [con los usuarios] evitando a los operadores. Pero esta vez la hemos enviado de vuelta con el rabo entre las piernas».

Apple cedió. Aunque a su manera.

No habrá SIM integrada en el iPhone 5 (también conocida como e-SIM o soft SIM), pero habrá una ‘todavía más pequeña micro-SIM’. El proceso de la portabilidad móvil se va a complicar un poco más para los operadores, que tendrán que trabajar con tres formatos de tarjeta SIM diferentes.

La micro-SIM que usan los iPhone 4 y los iPad ha sido nominada a “WTF móvil del año” por la web Techradar, porque es “un 52% más pequeña y un 1.000% más molesta” que la SIM normal.

Aún así, la nueva ‘aún más pequeña SIM’ para iPhone 5 hace “felices” a los operadores. Cualquier cosa antes que perder el poder de la SIM.

Por cierto, el jefe de AT&T contestó a la periodista: “Creemos que no hace falta mucha materia gris para hacer más pequeña la SIM. Deberíamos ser capaces de conseguirlo”.

 

Comparte esta noticia en tus redes
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •