En EEUU, muchos usuarios de teléfonía móvil han optado por fabricarse ellos mismos la cobertura de sus teléfonos móviles sin depender de su operador de turno. Lo hacen comprando unos aparatos que actúan directamente sobre las frecuencias y mejoran notablemente la señal. Gracias a ellos ven cómo las rayitas que indican la cobertura que tienen en sus móviles se incrementan. Se trata de los amplificadores o repetidores de señal, «signal booster«, en inglés y, según The New York Times, ya hay un millón de usuarios que cuentan con uno de ellos.
Más cobertura

Más cobertura. Foto cortesía de Vivytaycoleand0

La FCC reconoce la utilidad de estos sistemas para «conectar a los usuarios de zonas rurales, en edificios donde hay mala cobertura o en centros hospitalarios donde el personal médico necesita unas comunicaciones fiables». También se emplean para ampliar la cobertura en algunas embarcaciones o en el interior de vehículos. Pero, entre tantas bondades, han surgido las voces críticas.

En marzo del año pasado, la asociación que representa a los operadores de telefonía móvil (CTIA) acudió a la FCC para que el regulador controlara el uso de estos amplificadores de señal (signal boosters). Una de sus quejas principales es que, en ocasiones, pueden afectar a otras señales móviles: producen interferencias, las llamadas se pueden cortar, recibir con menor calidad o incluso acabar con la total interrupción del servicio. Además, los operadores alegan que tienen que dedicar importantes recursos a localizar de dónde proceden las interferencias.

Las soluciones que plantean los operadores es que solo sean legales determinados amplificadores, que cuenten con la licencia oportuna y que cumplan determinados requisitos de calidad. La propia FCC explica que amplificadores de mala calidad, que funcionen mal o que no estén bien instalados pueden causar interferencias en las redes de los operadores y de los sistemas de emergencia.

 

Amplificador de señal móvil. Wilson Electronics

Amplificador de señal móvil. Wilson Electronics

 

iBooster para el móvil

iBooster para el móvil

Amplificadores de señal (signal boosters) y femtoceldas

Sin embargo, la tesis de Gigaom, es que el mayor problema de los operadores con estos aparatos no está tanto en las interferencias que producen sino en que le hacen la competencia a las femtoceldas que ellos comercializan. Con las femtoceldas pueden descargar el tráfico de su red móvil, de forma que se gestiona a través de la conexión de banda ancha fija que el usuario tiene previamente contratada con su compañía. Las femtoceldas son una fuente de ingresos adicionales para los operadores y además les permiten tener un mayor control sobre la conexión del cliente.

Y mientras, la FCC ha elaborado una propuesta de regulación para poner orden en el mercado. Wilson Electronics, uno de los principales fabricantes, coincide con el regulador en que solo deberían comercializarlos aquellos fabricantes autorizados y que los aparatos tienen que cumplir con una serie de requisitos estrictos de calidad. Además, abogan por mejorar la información a los usuarios que los utilicen.

Si queréis saber cómo funcionan estos aparatos aquí tenéis información.

Comparte esta noticia en tus redes
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •