Un ciudadano americano de entre 18 y 34 años tiene un 95% de posibilidades de poseer teléfono móvil. De hecho, si hacemos caso a un reciente estudio de Pew Internet, estamos casi seguros de que tendrá, como mínimo, un gadget tecnológico en casa. La probabilidad de que no tenga móvil, portátil, reproductor de MP3, consola de videojuegos o  iPod es tan remota que apenas llega al 1%.

Comunidad amish, al mragen de gadgets tecnológicos. Foto en flickr de Beechwood

Comunidad amish, al margen de gadgets tecnológicos. Foto en flickr de Beechwood

Generations and their gadgets, de Pew Research Center & American Life Project, relaciona dispositivos tecnológicos con edades.

Aunque la conclusión más rápida, y poco sorprendente, de este estudio es que los más jóvenes son más propensos a poseer dispositivos tecnológicos, hay algún campo en el que no son pioneros:

– si hablamos de libros electrónicos el grupo de edad que más se decanta por ellos es el de adultos de entre 47 a 56 años, seguido por un colectivo aún mayor, el de 66 a 74 años.

– en el caso de los ordenadores de sobremesa, también llevan la delantera los grupos de mayores de 35 años (aunque aquí sí que es fácil deducir que los más jóvenes se han pasado al portátil).

En cualquier caso, aquí tenéis un gráfico muy claro:

Fuente: Pew Internet

Fuente: Pew Internet

En lo que sí que parecen coincidir jóvenes y mayores es en el gusto por la simplicidad de los dispositivos tecnológicos: un estudio de Accenture asegura que más de la mitad de los consumidores británicos y norteamericanos prefieren un gadget sencillo y se sienten frustrados ante dispositivos muy sofisticados que fallan con demasiado frecuencia.

Fuente: Accenture

Fuente: Accenture

A pesar de la incontestable ventaja de las nuevas generaciones, Internet no sólo es cosa de jóvenes. Según los datos recopilados por el último informe de Telefónica,  La Sociedad de la Información en España correspondiente a 2010, durante los dos últimos años, el nivel de digitalización de contenidos y la realización de actividades de manera digital ha crecido en mayor grado entre las personas pertenecientes a los segmentos maduros (entre 45 y 64 años) que entre la media de la población.

Seguramente, parte de culpa en esta reducción de la brecha de edad, la tienen los contenidos sobre salud, cada día más demandados en la red. Otro estudio reciente de Pew Internet revela que, entre los usuarios de EE UU, un 80 por ciento busca habitualmente información sobre enfermedades, tratamientos médicos, seguros y otros temas de salud. De hecho, es el tercer contenido más común, detrás de consultar el correo o utilizar buscadores.

Por cierto que el correo electrónico también experimenta cada día más diferencias si nos fijamos en la edad de sus usuarios: el último estudio de comScore revela que el acceso al mail vía móvil está creciendo espectacularmente (sobretodo en las franjas de edad más jóvenes), mientras que desciende la consulta tradicional vía web. De hecho, sólo en los usuarios adultos de más de 55 años crece el acceso al correo desde el ordenador tradicional:

Fuente: comScore

Fuente: comScore

Comparte esta noticia en tus redes
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •