La CMT ha decido desregular el precio de la cuota de abono de Telefónica, actualmente fijado en 13,97 euros mensuales, como principal resultado del análisis del mercado minorista de acceso a la telefonía fija (mercado 1). La conocida popularmente como “alquiler de línea”, está congelada desde 2008 y hasta ahora la CMT fijaba su precio cada año.

El teléfono fijo, ¿a punto de pasar a la historia?. Foto en flickr de uggboy


Después de analizar el nivel de competencia en el acceso a la telefonía fija en España, la CMT ha propuesto dejar de establecer cuánto costará la cuota de abono. El análisis del mercado minorista de acceso a la telefonía fija refleja que la situación competitiva “ha mejorado sustancialmente, en particular, por la presión de los servicios empaquetados”. El 68% de las líneas de telefonía fija en el sector residencial se contratan conjuntamente con servicios de banda ancha.
La cuota de abono es el precio que se paga mensualmente por tener acceso a una línea telefónica fija (independientemente de las llamadas que se hagan). El precio de la cuota de abono era el único precio minorista que hasta ahora continuaba estableciendo la CMT.  En realidad, lo que se fijaba era cuánto podía aumentar cada año. Se hacía mediante la fórmula IPC – X. La cuota de abono estaba congelada en 13,97€ desde 2008.

Mejora de la situación competitiva

En este análisis de mercado, la CMT concluye que Telefónica continúa ostentando una posición de poder significativo de mercado, a pesar de que su cuota en el mercado residencial de acceso a la telefonía fija ha caído hasta el 54% (desde el 74,8% que tenía en 2007), mientras que, en banda ancha residencial, la cuota de Telefónica se sitúa actualmente alrededor del 43%, desde el 48,8% en 2007.
Está claro que la situación competitiva ha mejorado y que aquí ha jugado un papel muy importante el empaquetamiento de servicios: el 68% de las líneas de telefonía fija en el sector residencial se contratan conjuntamente con servicios de banda ancha. Sin embargo, existe un porcentaje todavía significativo de usuarios que solo utilizan el acceso a la red para el servicio telefónico y que, por tanto, no se ven beneficiados por el mismo nivel de competencia que en los empaquetamientos de servicios. Se trata del perfil de usuario de mayor edad, que es el menos propenso a contratar servicios empaquetados.
En cualquier caso, el servicio universal garantiza que todos los usuarios tengan acceso a la red telefónica fija “con independencia de su localización geográfica, con una calidad determinada y a un precio asequible”.

Obligaciones de Telefónica

A pesar de desregular el precio, Telefónica tampoco podrá fijar el precio que quiera a partir de ahora para la cuota de abono. Telefónica es la operadora encargada de prestar el servicio universal, que garantiza que todos los ciudadanos tengan acceso a una línea de teléfono fija a un precio asequible independientemente de donde vivan. Y, por las obligaciones del servicio universal, Telefónica no podrá aumentar el precio de la cuota de abono en 2012 y, hasta 2016, sólo lo podrá incrementar en función del IPC.
Además, la CMT propone, entre otras, mantener las siguientes obligaciones regulatorias:

  • Telefónica deberá comunicar a la CMT sus tarifas y promociones previamente a su lanzamiento al mercado.
  • La CMT analizará las ofertas de Telefónica para comprobar que no se producen prácticas anticompetitivas: estrechamiento de márgenes, empaquetamientos abusivos, cláusulas contractuales abusivas, etc.
  • Separación contable y contabilidad de costes.
  • Selección y preselección de operador

 
El análisis de mercado publicado es el definitivo después del período de consulta pública, en el que se ha recabado la opinión de los agentes del sector y de la Comisión Nacional de la Competencia. Posteriormente, la CMT remitió su proyecto de medida a la Comisión Europea y al Organismo de Reguladores Europeos de Comunicaciones Electrónicas (BEREC).
 
 
 

Comparte esta noticia en tus redes
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •