¿Hacia dónde vamos?...Foto de Marcyn Wichary

¿Hacia dónde vamos?...Foto de Marcyn Wichary

Está claro que una de las grandes preguntas de la era de Internet pasa por saber si la gente está dispuesta o no a pagar por los contenidos. El debate sobre los contenidos gratis versus los contenidos de pago está más candente que nunca. Aunque nos adentremos en un terreno peligroso que genera grandes controversias, no nos hemos resistido a escribir sobre el asunto tras oir la pregunta que se hacía un analista de Forrester, James McQuivey, en PaidContent 2010: ¿por qué se cuestiona tanto el pago del contenido online cuando lo que realmente cuesta dinero es el acceso a ese contenido online? Nos recordó a lo que explican sobre la época de  la fiebre del oro en EEUU, cuando los que se hicieron ricos no fueron los buscadores  sino los que vendían picos y palas.

En este gráfico elaborado por Forrester se ha calculado lo que podría ser el gasto medio de un hogar norteamericano, especificando lo que son gastos de contenido propiamente dicho y los gastos que supone el acceso a ese contenido. En el cálculo aproximado se ve que más del 70% de la factura va a parar a los gastos de acceso:

Fuente: Forrester

Fuente: Forrester

Si te interesa, ésta es la presentación del analista de Forrester.

Centrémonos ahora en saber si estamos dispuestos a pagar y por qué.  Hay quién opina que, lo que realmente dispone a pagar por un contenido, es su condición de valor único. Factores como la unicidad del contenido, la comodidad a la hora de acceder a él, la utilidad, el empaquetamiento o las experiencias que genera, podrían ser determinantes a la hora de decidir si se paga o no por un contenido digital. Éste es el resumen gráfico que propone el periodista John Einar Sandvand, autor de un blog sobre tendencias en el mundo de los medios digitales:

Fuente: John Einar Sandvand

Fuente: John Einar Sandvand

Hace tan sólo unos días The New York Times anunciaba que va a lanzarse a cobrar por contenidos a partir de 2011, siguiendo los pasos de Murdoch (News Corp), una de cuyas cabeceras, The Wall Street Journal, ya cobra por el acceso a parte de sus artículos online.

Por cierto que el último estudio del Pew Reasearch Center confirma el gran rechazo a pagar por contenidos periodísticos en Internet: un 82% de usuarios norteamericanos abandonarán su web de noticias favorita en el momento en que se intente aplicar un sistema de pago. El estudio compara los llamados muros de pago con obligar que las mariposas se conviertan de nuevo en larvas, en el sentido de que volver hacia atrás es, a veces, tarea muy complicada.

Otra encuesta reciente de la consultora Nielsen realizada entre 27.000 consumidores de más de 50 países concluye que la mayoría de gente (85%) no acaba de ver con buenos ojos eso de pagar por contenidos online que, hasta ahora, ha recibido de forma gratuita en Internet. De todas maneras, la respuesta varía en función de los contenidos:  parece que estamos más dispuestos a pagar por contenidos que ya pagamos o hemos venido pagando offline como películas, videojuegos, música…

Fuente: Nielsen

Fuente: Nielsen

Otros datos interesantes de este estudio de Nielsen: un 62% de los encuestados cree que el contenido online de pago , una vez comprado, debería poder ser copiado, guardado o compartido sin problema; un 64%, piensa que si pagan por un contenido online, éste no debería tener publicidad. También refleja la posibilidad de pago en los contenidos más novedosos, en los referentes a los medios sociales como Facebook o Twitter. Aquí, menos de 1 de cada 4 consumidores considerarían pagar; de hecho, son tres veces más propensos a pagar, por ejemplo, por la música online que por los contenidos de un blog. Lo tendremos en cuenta y abandonaremos nuestra idea de copiar al Wall Street Journal y al New York Times 😉

Comparte esta noticia en tus redes
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •