• Desde casa con mi fibra

     • octubre 26, 2009 • Banda ancha, Estadísticas telecos • 5 Comentarios

    0 Flares 0 Flares ×
    Cosas de andar por casa. Foto cortesía de bolg

    Cosas de andar por casa. Foto cortesía de bolg

    Durante la década de los 70, en EEUU, y en plena crisis del petróleo, el físico Jack Nilles comenzó a pensar formas de optimización de recursos no renovables. Su primera idea fue ‘llevar el trabajo al trabajador y no el trabajador al trabajo’,  y creó el concepto de ‘telecommuting‘. Sin embargo, en esa época, el auge tecnológico no estaba lo suficientemente desarrollado para que el teletrabajo , también conocido como ‘e-commuting, e-work, telework, working from home (WFH), or working at home (WAH)’, se convirtiera en una realidad masiva. ¿Qué pasará ahora que las redes de FTTH prometen anchos de banda casi sin limitaciones?

    Está claro que las redes de FTTH maximizan las oportunidades de nuevos servicios y también que crear un entorno de trabajo similar a la oficina en casa requiere un ancho de banda simétrico adecuado para subir contenidos como presentaciones, hojas de datos, videoconferencias…, por lo tanto, parece que la unión de ambos conceptos tiene que resultar. De hecho,  FTTH Council ha publicado un estudio sobre esta cuestión: FTTH Impact on Work from Home. El estudio se refiere al mercado norteamericano y  a usuarios de FTTH,  y concluye que la mayoría de los encuestados trabaja más desde casa gracias a su conexión FTTH, en concreto, una media de 2 días más al mes. Un 17% de estos usuarios de FTTH asegura que ha aumentado su teletrabajo en 12 días al mes gracias a la nueva tecnología. Otro 17% de usuarios de FTTH tiene negocio propio desde casa  y asegura que más de tres cuartas partes de sus negocios no serían posibles,  o serían menos eficientes, sin FTTH. La velocidad y la fiabilidad son las características más importantes que destacan los usuarios de FTTH a tener en cuenta a la hora de trabajar desde casa. Además,  las conexiones FTTH facilitan la flexibilidad de horarios de muchos usuarios, evitando, por ejemplo, las horas punta de tráfico. Precisamente, este punto de mejora de la movilidad en el transporte es el que ha propiciado más comentarios a favor del teletrabajo, por lo que a impacto en el medioambiente y las infraestructuras se refiere.

    Así las cosas, hay quién se pregunta si nos compraremos  una conexión FTTH para trabajar desde casa o bien si trabajaremos más desde casa por tener una conexión FTTH.

    Por su parte, la FCC, en su Nacional Broadband Plan, también analiza las velocidades necesarias para diferentes aplicaciones relacionadas con el teletrabajo:

    Nacional Broadband Plan - FCC

    Nacional Broadband Plan - FCC

    Hay más datos: para empresas, algunas operadoras ofrecen voz en alta calidad, también complementado con aparatos para videoconferencias, aunque el elevado precio de los dispositivos todavía impide un uso masivo. La telepresencia  en alta definición requiere 24 megas de ancho de banda y 50 milisegundos de latencia. El backup de datos en tiempo real, un servicio orientado también a empresas, necesitaría tan sólo 2 megas. Son datos de un estudio de Yankee Group para el FTTH Council Europe sobre los servicios que los operadores ya están prestando sobre NGNs y los que planean prestar, y del que ya os hablamos en este blog.

    Según el estudio Telework Trendlines 2009, elaborado por WorldatWork, el número de estadounidenses que trabaja desde casa para sus empresas al menos un día al mes aumentó de 12,4 millones en 2006 a 17,2 millones en 2008, lo que representa un incremento del 39% en 2 años, y del 74% desde 2005. En ese año, el número de empleados que podían teletrabajar era de 9,9 millones en Estados Unidos. Esta tendencia se debe a una combinación de factores: el mayor acceso a Internet (que ha hecho que el teletrabajo sea más productivo), la subida del precio de la gasolina y el coste del transporte, y la tendencia de las empresas a ser más flexibles. El hogar de los norteamericanos sigue siendo el primero en la lista de lugares elegidos para teletrabajar: en 2006, casi 3 de 4 empleados trabajaban desde casa; en 2008 esa cifra saltó a casi 9 de cada 10. El perfil es el de un hombre de unos 40 años, con estudios universitarios, casa propia y un sueldo de unos 75.000 dólares o más al año (unos 58.000 euros).

    Mientras, las estadísticas sitúan a España a la cola del teletrabajo en Europa, con un 4,9% de empleados que lo practican, frente al 13% de la UE.  Sólo se salvan de la quema las empresas TIC, que, parece que son más sensibles a eso del teletrabajo, quizás por tener más a mano las herramientas tecnológicas. Un reciente informe de ENTER daba cuenta de ello.

    De todas maneras, parece que aquí, más que la tecnología, el freno al teletrabajo lo pone el sistema de relaciones laborales vigente y es que la confianza mutua constituye una herramienta indispensable para que el teletrabajo tenga éxito. La situación económica tampoco ayuda: Telefónica ha anunciado que retrasará dos años su objetivo de inversión en la nueva red de fibra. De momento, la compañía tiene 350.000 hogares o empresas pasadas por la red de fibra. El número de clientes es más bajo: 10.000 hogares y 15.000 corporaciones están conectados ya al servicio. Según sus previsones, en 2012, el 71% de los bucles tendrá acceso a 10 megas, pero sólo el 23% llegará a 25 megas. A todo ésto, quizás puedan ayudar los 400 millones de euros anunciados por el Ministerio de Industria para mejorar las infraestructuras en telecomunicaciones ultrarápidas y neutrales tecnológicamente.

     

    Share

    5 Respuestas a Desde casa con mi fibra

    1. Pingback: Tweets that mention CMT Blog » Desde casa con mi fibra -- Topsy.com

    2. Pingback: meneame.net

    3. Pingback: uberVU - social comments

    4. Pingback: Los smartphones cambian el panorama del teletrabajo | CMT Blog

    5. Pingback: Frenar la inversión o atraer a las abuelas | CMT Blog

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *