En el mundo de las telecos ya nadie duda de que el futuro pasa por la fibra óptica y de que, cuando llegue (tarde más o tarde menos), lo hará para quedarse. El interrogante lo tenemos ahí, en el cuándo, el cómo o el por qué de los despliegues de fibra. Difracttion Analisys acaba de publicar “A world of fiber”, un ambicioso estudio de Benoît Felten que intenta responder alguna de estas preguntas.

El mapa mundi de la fibra

El mapa mundi de la fibra

A la vista de este mapa, queda claro que los puntos rojos son, todavía, escasos. España aún no aparece destacada en este mapa mundi de las conexiones de fibra veloces.Aunque la mayoría de jugadores en el mercado de las telecos considere ya inevitable el despliegue de fibra, la renovación de las infraestructuras, es decir, el paso del cobre a la fibra óptica, no está resultando nada fácil a excepción de algunas economías asiáticas:

Asia-Pacífico

Es, con diferencia, la zona líder del mundo en despliegues de fibra. Allí están los dos países impulsores: Japón y Corea, que, a pesar de estar viviendo hoy en día una cierta desaceleración en los despliegues, presentan cifras espectaculares. Japón, por ejemplo, contaba en marzo de 2010 con un 91,6% de los hogares conectados vía FTTH, y Corea del Sur tiene la tasa de penetración de banda ancha con fibra más alta del mundo, un 55%. Otros países emergentes como China, Taiwan, Singapur o India, destacarán pronto con sus cifras. También entra en este grupo Australia, un caso diferente por la implicación estatal en las inversiones y del que os hemos hablado en diferentes ocasiones en el blog.

Oriente Medio y África

La única excepción en positivo en esta zona pasa por los Emiratos Árabes, donde el operador Etisalat tiene la intención de cubrir con fibra el 90% del país a lo largo de este mismo año. Otros despliegues en África incluyen, por ejemplo, un ambicioso plan de Argelia Telecom para desplegar fibra a 250.000 hogares a finales de 2011. En Sudáfrica se anunciaron inversiones y planes muy ambiciosos ya hace unos años que, de momento, se han quedado parados.

Europa

 Los líderes del despliegue son los países nórdicos, con Suecia a la cabeza, que cuenta en la actualidad con más de 150 redes municipales operando bajo modelos de acceso abierto. Los países vecinos han seguido el modelo sueco con más o menos fortuna, aunque el fracaso de algunos proyectos (como el danés Fibernett Dong Energy y su posterior adquisición por el titular TDC) parece haber reducido el entusiasmo por el momento.

Rusia es el mercado de mayor crecimiento en despliegues de fibra en Europa, con más de 10 millones de hogares a finales de 2010, principalmente en Moscú y otras grandes ciudades. El informe también destaca casos como los de Italia, con el alternativo FastWeb y sus ambiciosos planes iniciales de despliegue, algo frenados por la falta de demanda,  o Francia, donde una buena situación competitiva (SFR, Numericable, France Telecom) auguraba despliegues rápidos. Pero las batallas de reglamentación, las cuestiones de ejecución y la falta de visión estratégica clara de parte de los agentes han llevado a una situación en la implementación y la adopción bastante limitada. Las cifras más recientes del regulador nacional ARCEP hablan de 100.000 abonados de FTTH y 350.000 suscriptores de DOCSIS 3.0. Hace unos días, Orange anunciaba un gran despliegue, lo que a venido a llamarse el milagro de Orange, veremos en qué queda.

Portugal es probablemente el país europeo más activo en términos de despliegue con 1,4 millones de hogares (alrededor de un tercio del país) pasados con fibra, aunque sólo 100.000 clientes se hayan suscrito hasta ahora.  En otros países de Europa, se han vivido  muchos anuncios de despliegue, pero su aplicación apenas se ha visto todavía.

Openreach (la empresa de infraestructuras separada funcionalmente de BT) ha anunciado un ambicioso plan para conectar 10 millones de hogares del Reino Unido con la banda ancha ultrarrápida, el 25% de los cuales debe ser FTTH, aunque el despliegue se ha centrado hasta ahora en FTTC.

En Alemania, Deutsche Telekom ha anunciado un plan para desplegar a 4 millones de hogares que parece bastante parado hasta ahora.

Mientras,  Telefónica en España lleva años hablando de despliegues , aunque hay poco que destacar hasta ahora. A pesar de todo, nos quedamos con el reciente anuncio de Movistar sobre un despliegue masivo. Aquí, la CMT analizó la viabilidad de los despliegues de fibra en el país. La conclusión fue que en un periodo de 15 años entre el 43% y el 46% de las viviendas españolas podrían disponer de un acceso de fibra óptica hasta el hogar proporcionado por Telefónica o por algún operador alternativo.

América

 La mayor iniciativa de despliegue en Norteamérica es el despliegue del servicio FiOS de Verizon, sobre todo en la costa este de los Estados Unidos que atiende a cerca de 4 millones de clientes con FTTH. En Canadá, el depliegue es escaso a pesar de los anuncios de  Bell Alliant de competir con fibra FTTH con el mercado del cable.

Mientras, en Lationoamérica, destaca solo Brasil donde Telefónica tiene un piloto a gran escala para 200.000 hogares en Sao Paulo y ha anunciado que extenderá ese proyecto hasta alcanzar un total de 2 millones de hogares en los próximos años.

Quién está desplegando fibra

Visto lo visto, queda claro que son muchas más las regiones sin despliegues importantes de fibra que las que los tienen. Llegados a este punto, el análisis de Benoit Felten se cuestiona el por qué mirando, por ejemplo, el tipo de jugadores de cada mercado: operadores históricos (a los que la obligación de alquilar sus nuevas redes de fibra a sus competidores podría llevar a frenar su inversión), operadores competitivos y nuevos jugadores.

Drivers Deployment (Private)

 

También la inversión pública tiene un papel importante en los despliegues de fibra. Así lo sintetiza este análisis:
Drivers Deployment (Public)
 

En este sentido, la Comisión Europea se ha mostrado siempre partidaria de llegar a un punto en el que se “fomente la inversión a la vez que se salvaguarde la competencia”. En su  Recomendación sobre redes de nueva generación habla de: dar acceso mayorista a la red de fibra óptica (para que el resto de operadores alternativos pueda utilizarla) a unos precios orientados a costes,  precios mayoristas para la fibra óptica que reflejen el riesgo de la inversión en una nueva red (prima de riesgo) y, a la vez, “permitan a las compañías conseguir atractivos beneficios”, diferenciar geográficamente las obligaciones para los operadores si la situación competitiva es distinta en las diferentes zonas (urbanas o rurales) o apoyar las alianzas de las operadoras para hacer una inversión conjunta en fibra óptica. Recientemente, la comisaria, Neelie Kroes, en su discurso durante la clausura del FTTH Council de Milán, dejó bien clara su intención de ir a una  en las políticas de despliegue de fibra de los países europeos.

Comparte esta noticia en tus redes
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •